Guillermo Caram afirma gobiernos carecen de valores

guillermo

El economista y dirigente político Guillermo Caram afirmó que la “podredumbre” que se ha apoderado de los gobiernos posteriores a la administración del doctor Joaquín Balaguer, manifestada con una ‘exorbitante y descarada corrupción e impunidad’, se debe en gran medida al abandono de las ideologías que proporcionan valores éticos y morales.
El dirigente del opositor Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) indicó que constituye un imperativo retomar la teoría y praxis políticas de los programas gubernamentales del reformismo para sacar a la nación del ‘marasmo’ en que se encuentra.
Caram hizo la aseveración al dictar la conferencia “El PRSC y Joaquín Balaguer, un antes y un ahora” en un acto el fin de semana, con motivo del 54 aniversario de la fundación del partido colorao.
El exgobernador del Banco Central dijo que es evidente que la corrupción y la impunidad, así como la especulación financiera, han dejado como consecuencia déficits y endeudamientos, precariedad de servicios sociales, de educación, salud, energía y transporte.
Pero además de eso, señaló que las malas políticas de los recientes gobiernos han dejado ‘magros’ resultados sociales y económicos, llevando al país al caos, al desorden institucional y ambiental y al sacrificio de la identidad nacional”.
El dirigente reformista indicó que Balaguer y el PRSC fueron labradores de la democracia y lograron contribuir a superar las grandes crisis del post-trujillismo y a que el país pasara de la dictadura a la democracia.
“Fuimos arquitectos del tránsito de la dictadura a la democracia, por lo que el partido tiene una enorme responsabilidad con la nación y su población, así como el compromiso de honrar la memoria de Balaguer y retomar su legado que está siendo destruido”, expresó.
En lo que respecta a la política económica, Caram señaló que en ese aspecto el país está en retroceso en comparación a 1996, cuando el PRSC dejó el poder.
Dijo también que este año la deuda pública terminará 10 veces más elevada que como los reformistas la dejaron en 1996.
“Mientras en aquel año era de unos US$4,000 millones, en este terminaremos debiendo US$40,000”, expresó el economista.