Ha muerto un grande

La muerte del doctor Jorge Abraham Hazoury Bahles constituye un severo revés para la sociedad dominicana, que pierde con su partida a este dedicado pionero del análisis y tratamiento en materia de Endocrinología y Diabetes y a un educador depurado, fundador del Instituto Nacional de Diabetes, Endocrinología y Nutrición (INDEN) y de la Universidad Iberoamericana (UNIBE).

Desde su graduación como médico en la entonces Universidad de Santo Domingo, en 1950, este barahonero ejemplar nacido el 20 de agosto de 1924 asumió su carrera como un sacerdocio.

Hasta 1965 fue director del Hospital Regional de la Seguridad Social en Barahona. Luego partió hacia Madrid, España, donde cursó especialidad en Endocrinología y Nutrición en la Fundación Jiménez Díaz, de esa misma ciudad.

A su regreso de España, Hazoury Bahles fundó, junto con otros cinco especialistas, la Sociedad Dominicana de Diabetes (SODODIA), que presidió. Fue jefe del Servicio de Genética y Metabolismo del hospital Salvador B. Gautier, del IDSS y en 1966 aplica por primera vez en el país las pruebas modernas en Endocrinología y Diabetes, así como de los síndromes de Turner, Klinefeter, Down y Metahembra, entre otros.

Fundó, en octubre de 1972, el Patronato de Lucha contra la Diabetes, que en sus inicios fue presidido por su esposa Mercedes Toral de Hazoury. El patronato inició sus consultas para diabéticos en un local situado en la esquina de las avenidas San Martín y Doctor Delgado. Un año más tarde, la demanda de servicio obligó a trasladar los consultorios hacia un edificio de la calle Barahona a esquina Juan Pablo Pina. Su obra inspiró para que el Poder Ejecutivo consignara por decreto a noviembre como “Mes de lucha contra la diabetes”.

[b]II[/b]

El hospital del INDEN, que fuera inaugurado en mayo de 1983, trabaja actualmente en las dolencias derivadas de la diabetes y en otras especialidades médicas, como Nefrología, Oftalmología, Cardiología, Pie Diabético, Medicina Nuclear y la venta de insulina 100% humana, generalmente a precios por debajo de los del mercado, aparte de que mantiene un programa de donación de insulina a niños diabéticos. Hazoury Bahles sobresale también por sus aportes para numerosas obras de bien social, entre ellas la Casa del Palomo, que fundó junto al padre Luis Rosario, en la que se acoge a niños huérfanos que deambulan por las calles.

Destacó también en la labor docente. Desde 1966 hasta 1982 fue profesor titular de Medicina Interna y Endocrinología de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña; fundador y primer rector de la UNIBE y publicó innumerables artículos científicos y de investigación en diversas revistas especializadas.

Su obra científica y social le granjeó merecidos reconocimientos y homenajes. Fue condecorado con la Orden de Duarte Sánchez y Mella, la más alta que otorga el Estado dominicano. También obtuvo la Insignia de Honor de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, España y fue miembro de honor de la Asociación Latinoamericana de Diabetes, (ALAD), de la Academia de Medicina en Salamanca, presidente de honor del Congreso Latinoamericano de Diabetes de 1989, Premio Nacional de Periodismo, Medalla de Oro Hagedorn, Premio Científico Loyola, Hijo Meritísimo de Santo Domingo y Maestro de la Medicina Dominicana.

Se trata de una hoja de servicio que no sólo engrandece al autor, sino que distingue y honra al país que le vio nacer. Nuestras sinceras condolencias a su esposa Mercedes, a sus hijos y demás familiares.