Habemus papam

POR LEONOR ASILIS
¨La Iglesia siempre en camino¨, fue el título del libro escogido por el Padre Euribiades Concepción Reynoso (RIP), director del Instituto Jesús De Nazareth para un curso de dicho contenido. Su autor: Joseph Ratzinger. Desde ese tiempo, conocíamos su influencia en nuestra Iglesia. El cardenal alemán Joseph Ratzinger, de 78 años de edad, fue elegido como el pontífice 265 de la Iglesia Católica. Su nombre: Benedicto XVI.

El anuncio fue hecho el pasado martes desde el balcón central de la Basílica de San Pedro por el cardenal chileno Jorge Medina, 45 minutos después de que se viera humo blanco saliendo de la chimenea de la Capilla Sixtina.

El nuevo Papa, hasta ahora decano del Colegio Cardenalicio, era considerado una de las figuras más influyentes en el Vaticano y mano derecha de Juan Pablo II. Se trata del primer alemán que es elegido como líder de los católicos desde el siglo XI.

A Ratzinger se le ve como una figura conservadora y un teólogo formidable. También era la cabeza de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Desde allí, este cardenal ha actuado como guardián de la ortodoxia y sus pensamientos han sido muy influyentes.

Una de sus primeras campañas fue contra la teología de la liberación y la figura de sacerdote-político que se perfilaba en América Latina.

También ha calificado la homosexualidad como un mal moral intrínseco, y se ha manifestado en contra del aborto y la contracepción. Durante la campaña para las últimas elecciones presidenciales en Estados Unidos, instó a que no se les dé el sacramento de la comunión a los políticos pro aborto.

Por su trabajo, este teólogo alemán ha sido reconocido con el apodo de “ejecutor del Papa”. Karol Wojtyla se refería a él como su “amigo de confianza”. Fue precisamente Ratzinger el elegido para presidir la misa durante el funeral de Juan Pablo II.

Según declaraciones en los medios, en algún momento Ratzinger confesó que quería volver a Baviera para dedicarse plenamente a la vida intelectual y escribir libros. Pero más recientemente dijo que estaría dispuesto a asumir la misión que Dios le pusiera en el camino. Así lo ha hecho.

Un dato importante para los dominicanos es que vino a República Dominicana con Su Santidad Juan Pablo II en su primer viaje. Para terminar, comentamos lo que el Papa Benedicto XVI dijo este miércoles durante su primera homilía, pronunciada en la Capilla Sixtina, que seguirá las enseñanzas del Concilio Vaticano II para que la luz de Cristo “resplandezca ante los hombres y mujeres de hoy”.

Citamos también: “Al elegirme como obispo de Roma, el Señor me ha querido vicario suyo, me ha querido piedra en la que todos puedan apoyarse con seguridad. A El pido que supla a la pobreza de mis fuerzas, para que sea valiente y fiel pastor de su rebaño, siempre dócil a las inspiraciones del Espíritu Santo”.

“Me dispongo a emprender este ministerio peculiar –agregó el Papa Benedicto-, el ministerio Epetrino al servicio de la Iglesia universal, con humilde abandono en las manos de la Providencia de Dios. Es a Cristo en primer lugar a quien renuevo mi adhesión total y confiada”.

“Quiero reafirmar con fuerza la voluntad decidida de proseguir en el compromiso de realización del Concilio Vaticano II, siguiendo a mis predecesores y en continuidad fiel con la tradición bimilenaria de la iglesia”.

El Santo Padre prometió “trabajar sin ahorrar energías en la reconstitución de la unidad plena y visible de todos los seguidores de Cristo. Esta es su ambición –agregó- este es su acuciante deber”.

… “Al emprender su ministerio”, continuó Benedicto XVI en su homilía, “el nuevo Papa sabe que su deber es hacer que resplandezca ante los hombres y mujeres de hoy la luz de Cristo: no la propia luz, sino la de Cristo”.

Su Santidad, Benedicto XVI, desde República Dominicana, oramos a Cristo por tu Pontificado y contamos con tu bendición!

Leonor.asilis@verizon.net.do