Había más gas ayer

El suministro de gas licuado de petróleo (GLP) comenzó a normalizarse este fin de semana, a pesar de que en algunas plantas envasadoras persistían las filas de carros y personas en procura del combustible.

De acuerdo con dueños de envasadoras, el suministro aumentó, sobre todo luego de la llegada de un buque con 1.8 millones de galones de GLP.

En cambio, otros envasadores explicaron que en realidad nunca se ha producido un desabastecimiento total, sino que la escasez se debe a la lentitud en el despacho del combustible a través de la Refinería Dominicana de Petróleo (REFIDOMSA), ya que Mundo Gas -el segundo suplidor de GLP- se niega a vender el combustible porque el gobierno le adeuda millones de pesos del subsidio.

Advirtieron que si el gobierno no paga la deuda a Mundo Gas podría continuar la escasez, ya que en la Refinería, aún cuando haya GLP, no tiene capacidad para despachar todo el combustible que demanda el mercado y se produciría un “cuello de botella” en las instalaciones de esa empresa, pues todas las envasadoras tendrían que acudir al mismo lugar para suplirse.

Durante la semana que hoy concluye se registró una aguda escasez del carburante y muchas despachadoras tuvieron que cerrar, mientras se formaban largas filas de vehículos y personas en procura de gas en aquellas plantas que aún estaban despachando, lo cual generó quejas entre los consumidores, sobre todo los choferes que usan GLP como combustibles para sus vehículos.

Empero, a partir de este sábado, el largo de las filas de personas en busca de gas se redujo considerablemente en muchas de las plantas.

No obstante, todavía hay varias plantas cerradas debido a que se les agotó el combustible, pero sus encargados aseguraron que reanudarán las ventas en las próximas horas.

Ayer se dijo que el despacho de GLP era normal en la REFIDOMSA.

Este viernes se informó que la Secretaría de Finanzas empezó a pagar el subsidio a los importadores a los cuales les adeuda RD$250 millones.

De acuerdo con las autoridades, la llegada de 1.8 millones de galones contribuirá a aliviar la escasez de GLP. Además, se anunció que para mañana se espera otro barco con el combustible, que sería comprado por los importadores con el abono que les hizo el gobierno.

El galón de GLP para uso doméstico y vehículos del transporte público es subsidiado por el gobierno y su precio se mantiene fijo en RD$25.