Habla de su hijo, acusado de terrorismo

http://hoy.com.do/image/article/672/460x390/0/C30FE758-9DF3-4113-9FC5-94911B636CFD.jpeg

Juan José Pimentel, padre del dominicano residente en Estados Unidos que según las autoridades de ese país  es  simpatizante de la red terrorista Al Qaeda y  planeaba atacar a Nueva York, expresó tener esperanzas y fe de que su  hijo no sea culpable del crimen del que lo acusan. Sostuvo que la noticia lo dejó destrozado, sobre todo porque padece de diabetes crónica.

LAS CANAS,   LA VEGA.   Juan José Pimentel, padre del dominicano José Pimentel,  residente en Estados Unidos y  que según las autoridades de ese país  es  simpatizante de la red terrorista Al Qaeda y  planeaba atacar a Nueva York, expresó esperanzas y fe en que su  hijo no sea culpable.

Sostuvo que la noticia lo dejó destrozado, sobre todo porque padece de diabetes crónica, por lo cual tuvo que someterse a una operación en un pie y que “no puedo pensar que esta noticia sea cierta”.

Contó que su hijo sufrió hace unos años una depresión debido a  que  por su divorcio su exesposa no lo   dejaba ver a su hijo, y esto lo tenía poco expresivo.

“Nunca fue comunicativo, pero después de su divorcio le dio una depresión, yo lo llamé y lo aconsejé, y después de eso tengo casi  dos años que no hablo con él. Su madre es que me dice siempre cómo están allá, y esta noticia me ha afectado muchísimo”.

Refirió que  sabía que su hijo estaba   involucrado en la religión musulmana, pero no  que fuera  terrorista.

“Hace más  o menos  cuatro años  estuvo aquí. Lo trajo su hermano Juan para que se olvidara un poco de la religión, y se lo llevó a andar. Pero no sé qué pasó porque  tengo casi dos años que no hablo con él y nunca  recibí una llamada,  aun sabiendo que estoy enfermo”.

Argumentó que su cambio de religión lo que  le pareció  siempre  fue una moda, porque le encantaba vestirse con  túnica y andar por las calles  así, a tal punto que los vecinos le llamaban “El Árabe”.

Los padres del joven,  José Pimentel y Carmen Sosa, se separaron cuando la mujer se fue a Estados Unidos, pero seguían comunicados.

Pimentel aseguró que la madre está tan sorprendida como él de las acusaciones que le  hace la policía neoyorquina a su hijo, el más pequeño de los  cuatro  hijos procreados con Carmen, quien siempre le  inculcó la religión católica.

“Mi hijo nació en  el barrio Capotillo en Santo Domingo. Yo soy de aquí y ella es de Puerto Plata, nos conocimos en la Capital, y luego, cuando él tenía cinco años, ella se  fue a  Estados Unidos  y se  llevó a los  niños. Son Juan, Lucy, Ricki y Antony  Pimentel”, contó.

Relató que  su hijo, ahora preso, era rapero, le encantaba la música y desde los 16 años comenzó a dejarse el pelo tipo afro, pero que nunca pensó que se  involucraría en la religión islámica.

 Pimentel, de 51 años  y extaxista turístico, calmado, pero no por eso despreocupado por la incertidumbre del peligro que corre  su hijo,  se pregunta cómo es que su hijo -sin tener trabajo- supuestamente compraba artefactos para fabricar una  bomba y, sobre todo,  armarla dentro de la casa familiar.

“Ese es un escándalo.   Además, José está sin trabajo, su mamá es quien lo mantiene”, recalcó.