Hablan los alcaldes: Alcalde quiere apoyo del Gobierno con caminos

El Alcalde del Municipio de Villa Tapia, señor José Ernesto Abud Castillo, durante una visita que este realizó a la redacción del Hoy. Foto/ Napoleón Marte
El Alcalde del Municipio de Villa Tapia, señor José Ernesto Abud Castillo, durante una visita que este realizó a la redacción del Hoy. Foto/ Napoleón Marte

Villa Tapia tiene un problema grave de asfaltado. También necesita más policías y que llegue agua a todo las comunidades

Con apenas un 20% de territorio urbano, el principal dolor de cabeza de Villa Tapia es la calamitosa situación de los caminos vecinales, tal como sostiene el alcalde José Ernesto Abud Castillo, quien explicó que son casi 180 kilómetros de caminos deteriorados cada vez más por las fuertes lluvias de los últimos años.
Tras hacer un llamado a las autoridades para que vayan en su auxilio, Abud indicó que en Villa Tapia tienen mucha demanda de asfalto: en las comunidades rurales solo están asfaltadas las calles principales, mientras que en la parte urbana hay seis o siete residenciales sin asfaltar.
“No hemos contado con un apoyo significativo del Gobierno”, lamentó Abud al tiempo de hacer un llamado al Gobierno para que el asfalto llegue al municipio de Villa Tapia, así como ha llegado a Tenares y Salcedo.
Seguridad y agua. Otra de las necesidades importantes de Villa Tapia es la seguridad: tiene cuatro policías para una población de 30,000 mil personas, por lo que en ocasiones cuando la gente llama porque hay una emergencia el policía no puede salir porque está solo en el cuartel.
“Hay que fortalecer la Policía Nacional, equiparla con nuevas unidades motorizadas y vehículos”, manifiesta Abud.
También está el tema del agua: aunque la provincia Hermanas Mirabal cuenta con un acueducto, todavía hay más de veinte comunidades a las que no llega el agua potable. Por otro lado, Abud se queja de que tienen un sistema de alcantarillado muy deficiente, razón por la que muchas aguas negras terminan en el río Palmar.
Equipos. Con un presupuesto de RD$3.9 millones al mes, el Ayuntamiento de Villa Tapia no dispone de los fondos para comprar los equipos que necesita.
Actualmente tienen tres camiones para recoger la basura: dos compactadores y uno abierto, que están en malas condiciones. A eso se suman un gredar, una pala y camión volteo que también representan un problema: reparar y mantener estos equipos le cuesta al ayuntamiento RD$2 millones cada año.
Respecto a las recaudaciones, Abud dice que son mínimas: cobran de RD$70 a RD$100 mil por concepto de arbitrios. “La gente no tiene cultura de pago de los arbitrios y servicios municipales pero tampoco hay un mecanismo para tú forzar a la gente a que pague estos arbitrios, entonces hemos ido creando la cultura, cobramos la basura a los comercios, a los que más la producen, alguna publicidad, uso de suelo”, puntualiza Abud.
Vocación agrícola. Villa Tapia es un municipio de vocación agrícola, que aún tiene mucho terreno por trabajar, ya que cuenta con 90 mil kilómetros cuadrados.
Eso provoca, indica el alcalde, que se debilite la gestión de la alcaldía ya que la gente vive de forma muy dispersa y tienen que moverse en un espacio muy amplio. A pesar de ello, sostiene que se ocupan de recoger la basura en todas las comunidades rurales y en las treinta y tantas escuelas que hay en ellas.
Pasando a lo que se produce allá, Abud explica que Villa Tapia es un gran productor de plátanos pero también se siembran rubros como la yuca y la batata, así como una importante producción de pollos y cerdos.
Limpieza. Villa Tapia forma parte del Programa Dominicana Limpia desde sus inicios y ha sido reconocido, dice Abud, como uno de los municipios más limpios de todo el país gracias a la eficiencia en términos de limpieza y a la participación de la ciudadanía que se ha unido a los esfuerzos por mantener el ornato.
En torno a la cantidad de basura que recogen, Abud indicó que están entre las 25 a 30 toneladas cada día. “Tenemos un vertedero que está en condiciones manejables. Creo que pocos vertederos están como deberían estar según las normas pero lo manejamos: nunca hemos tenido incendios, nunca hemos tenido problemas fuera de lo normal”.
Gestión. Abud, de apenas 29 años, asegura que la gestión municipal es muy complicada en la República Dominicana debido a las carencias presupuestarias y legales que existen para ello. Pese a ello, se ha enfocado en estructurar un equipo que esté capacitado y preparado para dirigir los diferentes departamentos de la alcaldía. “Nosotros hemos trabajado mucho en la capacitación y tecnificación de nuestro equipo que también es joven en su mayoría. Hemos logrado grandes avances en el Sistema de Monitoreo de la Administración Pública (Sismap) y hoy mismo estamos en el número uno de todo el país con un 98% de logros alcanzados”.
Entre las principales metas que ha alcanzado, resalta Abud, es la modernización del Cuerpo de Bomberos de Villa Tapia, cuyos hombres fueron capacitados, recibieron un aumento salarial y empezaron a contar con un seguro médico.
También compró un camión de bomberos, ya que no había, y con la ayuda de los villatapienses ausentes adquirió una ambulancia. “Allá podemos decir que tenemos un sistema de emergencias como el 9-1-1 pero local, con todo el financiamiento del ayuntamiento, y eso ha sido uno de nuestros grandes logros”.
Además ha hecho hincapié en el deporte, construyendo dos canchas y rehabilitando otras catorce. Por otro lado, ha llevado hasta Villa Tapia el programa de Inglés por Inmersión, del que han egresado más de cien jóvenes; y junto al Instituto Dominicano de Telecomunicaciones hicieron un centro tecnológico.
La Jagua. Una de las obras que más enorgullece al alcalde es el Parque Lineal La Jagua, que convirtió un espacio lleno de vegetación silvestre y aguas negras en un lugar lleno de luz, con murales brillantes, áreas de juegos, canchas deportivas y espacios para ejercitarse, entre otras facilidades.
“Es un parque atípico porque se construyó encima de una cañada. Ese parque está en la entrada de la ciudad, en dirección Salcedo-Villa Tapia; la cañada se saneó, se encachó y se construyó una platea, entonces ahora el agua corre por abajo”, manifestó.
El parque trajo una muy buena noticia: que el Ministerio de Obras Públicas les asfaltara las urbanizaciones que están alrededor. “Es la primera vez que asfaltan”, apuntó.
Dicho esto, Abud explicó que el nombre del parque honra el pasado del municipio, ya que antes de ser declarado distrito municipal en 1952 era la sección La Jagua, que fue fundada en el año 1862.
“El nombre se lo cambiaron en honor a Doroteo Antonio Tapia, prócer de la Restauración, que es nativo de Villa Tapia”, dijo Abud. Recordó además que en el año 1968 Villa Tapia se elevó a municipio.

LAS FRASES
José Ernesto Abud

Aquí debemos cambiar el método de la distribución de recursos. Yo no abogo por porcientos, yo abogo por la descentralización; que lograr que los municipios adquieran la  capacidad de poder generar ingresos dependiendo de su capacidad territorial”.

El asfalto cambia la vida de la gente, cambia la imagen, la moral y autoestima de la gente que vive en calles que nunca han sido asfaltadas estando dentro de la ciudad; es una transformación del cielo a la tierra”.

ZOOM
Su formación
Abud, con 29 años, es el alcalde más joven que hay en el país. Es algo que logró, explica, porque desde muy jovencito estuvo vinculado al Partido de la Liberación Dominicana (PLD), organización en la que formó su primer comité de base a los 18 años.
Originario de La Ceiba, una comunidad rural de Villa Tapia, entró a trabajar en el Ayuntamiento de Villa Tapia en el año 2010 como tesorero. En ese momento acababa de cumplir 21 años y estaba recién graduado como administrador de empresas, carrera que cursó en Universidad Católica y Tecnológica del Cibao (Ucateci) La Vega.
Abud también tiene un postgrado en Gestión de Empresas-Concentración: Finanzas, de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM); se graduó en inglés en la International Language Academy of Canada (ILAC), de Toronto, Canadá.
El sector privado
Antes de ser alcalde Abud trabajó como gerente financiero en Agropecuaria Hermanos Abud, donde estuvo desde el 2008 hasta el 2015; y como administrador de CASBUD GYM, donde trabajó desde el año 2009 hasta el 2015.