Hablan los alcaldes: Nos dan hasta 4 días de apagones de La Cuaba

Alcalde distrito municipal La Cuaba, Henry Burete de visita periodico HOY.
22-11-2019 HOY / Ariel Gomez
Alcalde distrito municipal La Cuaba, Henry Burete de visita periodico HOY. 22-11-2019 HOY / Ariel Gomez

Es empresario del área de la construcción. Está casado, tiene 5 hijos, y únicamente ha militado en el PLD
“Nos dan hasta 4 días de apagones en La Cuaba”

La paciencia de los moradores de La Cuaba ha sido probada al extremo por las autoridades gubernamentales, en sus aspiraciones por lograr reivindicaciones para esa demarcación sin tener que lanzarse a las calles a reclamar el cese de los apagones, el deterioro de sus vías y la ineficiencia en el servicio de agua.
Este distrito municipal, ubicado en el municipio de Pedro Brand, es una zona de pocas fuentes de empleos pese a que cultivan varios rubros agrícolas, su aparato productivo depende del turismo de montaña y de la motivación de algunos a invertir en la construcción de villas y casas de veraneo. Sin embargo, esto de poco ha servido, puesto que la gran mayoría de los comunitarios tiene que emigrar al Distrito Nacional a buscar el sustento diario.
Así lo narra tristemente Henry Buret, quien dirige los destinos municipales, un hombre de tradición peledeísta, que en el 2012 dirigió la campaña de Danilo Medina, pero que en la actualidad y por las precariedades en que se desenvuelve, todo indica que ha sido abandonado a su suerte por sus compañeros del Palacio Nacional, ya que se han quedado en promesas las grandes necesidades de La Cuaba.
“Lo que más está afectando a la población es el mal servicio de energía eléctrica. Nos dan hasta 4 días de apagones en La Cuaba”, cuenta Buret, quien dice no explicarse el por qué las empresas Edesur y Edeeste, que comparten las responsabilidades, nunca encuentran la solución.
Explica que el deterioro y la falta de atención en La Cuaba se puede visualizar en sus vías de acceso y algunas de sus calles de los distintos sectores, las cuales están afectadas por la falta de aplicación de asfalto.
“Tenemos la carretera de La Cuaba- El Limón, está sin asfaltar. Al igual tenemos el camino vecinal El Bélico que conecta con Pedro Brand y la calle principal de Los Aguacates entre las principales vías que están en deterioro”, recordó Henry Buret, quien aseguró que con extensión de 25 kilómetros de asfalto se resolvería todo el problema.
Sumado a esto está la galopante escasez en el suministro de agua potable, que viene siendo otra estocada de precariedad que se le infringe a este pacífico pueblo que se resiste a tener que aplicar el método de las protestas, para lograr un mínimo de atención por parte de las instituciones gubernamentales.
Según Buret, el acueducto de La Cuaba data de los años 70, cuando la población era muy reducida, por lo que en comparación con el crecimiento experimentado, no da abasto. “Esto, sumado a que los caudales naturales se han secado, nos deja en una necesidad urgente de agua”, explica. La esperanza está cifrada en que algún día se le dé término a un nuevo acueducto, que en el 2004 se inició su construcción, pero que está paralizado, mientras tanto solo les queda a los residentes en los sectores La Malena, Salamanca, Los Aguacates, El Bélico y otros sectores del casco urbano, revestirse de paciencia colectiva hasta que culminen los trabajos o esperar que llueva.
La función de Henry Buret en el distrito municipal de La Cuaba llegó casi por obligación, motivado por el deseo de buscar mejoras en la retirada comunidad, la que ejerce desde el 2016 desde el Partido de la Liberación Dominicana cuando logró el cargo.
A pesar de las precariedades dice sentirse orgulloso de las cosas que ha logrado en lo que va de su gestión, la cual administra un monto de 1 millón 184 mil pesos mensuales, y que distribuye de forma transparente en pago de nómina de sus 133 empleados, recogida de desechos, servicios generales, etc.
Con un camión compactador, una retro pala, un camión volteo y dos minibuses para el transporte de estudiantes, Buret trata de hacer lo que puede en su lucha contra la basura y otras situaciones para mantener limpia a la comunidad de las 22 toneladas que inter diario producen los más de 15 mil habitantes.
Otras necesidades. La construcción de un hospital es urgente, pero la solicitud de este dirigente peledeísta no ha tenido éxito. “Le hemos solicitado al presidente Medina en ocasiones, lo ha prometido, han mandado las supervisiones, han hecho levantamientos, pero no arranca la construcción”, se lamenta.
El cuadro, en cuanto a la salud pública es tétrico, sobre todo porque en teoría la única institución que puede hacer ese trabajo es la Unidad de Atención Primaria (UNAP), pero en la práctica solo brindan a los pobladores consultas médicas en horario de la mañana y en unas instalaciones que datan del gobierno de Salvador Jorge Blanco.
“El que sufre una situación urgente de salud, solo le queda llamar al 911 y que se lo lleven huyendo al hospital más cercano”, dice con preocupación Buret, haciendo referencia al Marcelino Vélez, el cual se encuentra a unos 30 kilómetros de distancia.
En el tema de los organismos de respuesta a situaciones urgentes, el director municipal muestra preocupación, pues, aunque la delincuencia es mínima, son pocos los efectivos policiales con que cuenta el destacamento, así como la logística para el patrullaje.
En cuanto al cuerpo de bomberos, La Cuaba posee un cuartel con un desvencijado camión que a duras penas se mueve con algo de equipo ante algún siniestro que se presente.
En proyectos. La falta de un parque, que permita la recreación y el compartir de los ciudadanos, ha hecho que la directiva municipal de La Cuaba tenga en proyecto la construcción del mismo, del que se estima se ha invertido un total de 1 millón 400 mil pesos, a cuenta gotas.
“Tenemos muchas deficiencias y demandas sociales. Por ejemplo, quisiéramos hacer un politécnico y un centro de capacitación técnico profesional, para que los jóvenes y las madres solteras se instruyan en algún oficio, pues de esta manera podría incorporarse al aparato productivo y las oportunidades de trabajo podrían ampliarse”, reconoce Buret.
Para este anhelado sueño ya existe el terreno, el cual fue donado por los dueños del vacacional Matúa y solo se espera que el Gobierno haga la inversión correspondiente, que según estimaciones con unos 10 millones de pesos puede tenerse por lo menos funcionando el Centro de Capacitación, y que en una visita sorpresa se le entregara el presupuesto al Presidente Medina. Pero tampoco se vuelto a saber de eso. Buret planea reelegirse para el 2020 a fin de ver si puede lograr concretar estos proyectos en La Cuaba.
Otros datos
Según la ONE
El Registro Nacional de Establecimientos (RNE 2014-2015), elaborado por la ONE la principal fuente de empleo en La Cuaba es el comercio: colmados, ferreterías, repuestos, farmacias y otros negocios. En la demarcación hay granjas de pollo, se trabaja la minería artesanal y solo opera una estación de gasolina y tres de gas propano.
Invasiones de terrenos.
La formación de barrios sin los debidos permisos y estandares para recibir servicios básicos, es una de las preocupaciones del representante del cabildo municipal, debido que las personas construyen descontroladamante. “En La Cuaba existen algunos 10 barrios con esa situación de ocupaciones ilegales, que han ido creciendo y nos preocupa ya que este tipo de acciones traen desordenes y mucho riesgo”, indicó Henry.
Algunos logros
La transformación de los cementerios, la apertura de caminos para enlazar otros barrios, la construcción de una funeraria municipal, creacción de tres mini acueductos en El Aguacate, Salamanca y La Piña, son algunas de las infraestructuras realizadas.