Hablan los alcaldes: San Rafael del Yuma, olvidado en el Este del país

Entrevista al Alcalde de Yuna, provincia María Trinidad Sánchez señor Francisco Rodríguez Aponte, durante una visita a la redacción del periódico Hoy. Foto/ Napoleón Marte16/01/2019
Entrevista al Alcalde de Yuna, provincia María Trinidad Sánchez señor Francisco Rodríguez Aponte, durante una visita a la redacción del periódico Hoy. Foto/ Napoleón Marte16/01/2019

El municipio San Rafael del Yuma, en la provincia La Altagracia, rodeado de campos de caña, carece de servicios fundamentales como agua potable, energía eléctrica estable y falta de respaldo oficial para los productores agropecuarios, el deporte y la juventud.
Así se expresa el alcalde de la localidad, Francisco Antonio Rodríguez Aponte, quien hace de tripa, corazón, para asumir precariamente con la deficiencia oficial y los compromisos propios de un gobierno municipal que prácticamente trabaja con los bolsillos vacíos.
San Rafael del Yuma, con 10 mil habitantes, apenas recibe 2.3 millones de pesos mensuales del Presupuesto General del Estado y las recaudaciones propias realmente no existen.
Entrevistado para Hablan los Alcaldes, Rodríguez Aponte expresa que para cumplir con algunos compromisos han tenido que utilizar equipos de su empresa privada, en que el cabildo apenas aporta el combustible.
Resalta que de esa forma ha podido aplicar más de 40 mil metros de caliche, en calles de la ciudad y caminos vecinales, material aportado en su gran mayoría, por el Central Romana, consorcio del que se siente agradecido.
Señala que todas las calles de la ciudad están encalichadas o asfaltadas, este último material facilitado por el Ministerio de Obras Públicas, a quien también expresa agradecimiento.
Aunque el caliche resuelve un gran problema, porque se eliminan los hoyos, no es duradero, ya que si se producen constantes lluvias el material se va a pique, pero es la solución ante la falta de asfalto.
Revela que hay caminos vecinales, como el que conduce a la comunidad de Bayguá, así como el que comunica a la playa de Los Negros, este último con alrededor de 10 kilómetros.
Deplora el estado de abandono en que se encuentra la vía de acceso a Los Negros, ya que lleva muchos años que no se interviene, por lo que es muy difícil transitar por la carretera.
Según el ejecutivo municipal esos caminos se encuentran intransitables, debido a que no han sido intervenidas por el cabildo por falta de recursos económicos y equipos pesados.
Estima que para poder intervenir esas vías necesitaría de al menos seis mil galones de gasoil para los tractores, propiedad suya, porque el gobierno local no cuenta siquiera con una pala.
Solicita al Gobierno central que aporte siquiera el combustible para poder intervenir las vías citadas, que son un reclamo permanente de los munícipes.
Roríguez Aponte, quien pertenece al Partido Revolucionario Moderno (PRM), también es dirigente del Sindicato de Camioneros de la Provincia La Altagracia, de ahí que sus tractores y camiones lo ponga al servicio de la comunidad.
Caminos vecinales. Precisa que la carretera que conduce a Bayguá es de aproximadamente siete kilómetros, y es vital su reparación ya que actualmente hay alrededor de 10 mil tareas sembradas de habichuela.
Recuerda que hace dos meses se reunieron con el gobernador de la provincia y otras autoridades donde se comprometieron aportar al menos el combustible y que él ponía a su disposición los tractores y camiones para reparar la vía antes de la cosecha del grano.
Precisa que en Bayguá hay un proyecto de la reforma agraria, por lo que quienes siembran habichuela son pequeños productores.
Otro camino que confrontaba graves dificultades para transitar es el que conduce a la comunidad de Los Jobitos, pero que fue reconstruida a través del Presupuesto Participativo y la colaboración del Central Romana.
“Mira, lo que hemos hecho en estos dos años, de haber sido pagando a contratistas lo que valía el trabajo, el presupuesto de los cuatro años del ayuntamiento no alcanzaría”, apunta.
A este municipio pertecen los distritos municipales de Bayahibe y Boca de Yuma, la gente vive básicamente de la agricultura, la pesca y la ganadería.
Señala que los únicos ingresos extra al Presupuesto General del Estado que recibe el municipio es lo que entra por cobro de uso de suelo, básicamente del distrito municipal de Bayahibe, que vive fundamentalmente del turismo.
Ayuda para cementerio. El alcalde de San Rafael del Yuma, está en involucrado en la construcción de un cementerio sobre 25 tareas que ha podido avanzar por la colaboración de algunos sectores que han donado block y cemento.
Rodríguez Aponte señala que el Consorcio Energético Punta Cana-Macao (CEPM) donó 10 mil block, mientras que una entidad amiga colaboró con mil fundas de cemento para el camposanto.
En ese sentido, indica, el cabildo ha dispuesto de 10 mil block más, pero que no están todos colocados por la carencia económica del gobierno municipal.
Explica que la construcción del cementerio, que inició desde que asumió el gobierno local, en agosto de 2016, se encuentra en los actuales momentos en alrededor de un 50%.
Agradece al secretario general de la Liga Municipal Dominicana (LMD), Johnny Jones, la donación de RD$200 mil para el camposanto.
“Yo creo que si consiguiéramos al menos 2.5 millones de pesos terminaríamos, claro, con la ayuda de mis equipos particulares, Así es que estamos en San Rafael del Yuma”, subraya.
Lamenta que el Gobierno central no colabore para esa obra indispensable para el municipio, que dentro de poco quedaría sin espacio para dar cristiana sepultura a sus muertos.

Aseo urbano. Cuando asumió la gestión recibió dos viejos camiones para la recolección de los residuos sólidos, pero al día de hoy cuentan con cinco “tiestos” ya que otros que estaban prácticamente en el cementerio fueron rehabilitados y puesto al servicio de la limpieza de la localidad.
“A pesar de la situación, hoy estamos exhibiendo uno de los municipios más limpio del país, por lo que podemos competir con cualquiera, sino estamos en el primero estamos en el segundo lugar”, resalta el ejecutivo de Yuma.
Destaca que durante el tiempo que lleva al frente del cabildo ha creado conciencia en los munícipes sobre la necesidad de mantener limpia la ciudad, con el trabajo continuo que sirve como ejemplo. Invita a quien quiere comprobar la limpieza de Yuma a que visite ese municipio, no solamente el centro sino los barrios que lo rodean.
Debilidades
El alcalde Francisco Antonio Rodríguez Aponte admite debilidad en la disposición final de los residuos sólidos, ya que estos van a un vertedero a cielo abierto, que moviliza con una pala mecánica de su propiedad, porque el ayuntamiento no tiene. Confía en que el programa Dominicana Limpia que coordina la Dirección General de Programas Especiales de la Presidencia (DIGEPEP), que dirige Domingo Contreras, acuda en ayuda del municipio en cuanto a la disposición final de los residuos. Precisa que ya ese programa donó una cortadora de grama, una bomba para fumigación, una sierra, una tijera, pero no ha habido otras intervenciones de ese programa. Solicita a Dominicana Limpia que done un camión volteo al municipio, debido a que en la localidad se cortan muchas ramas en calles y caminos vecinales, muy difícil de recolectar en compactadores. Asimismo cita que entre las exigencias que hace la población destacan la reparación y arreglo de calles y caminos vecinales, tras recordar que se trata de un municipio que vive de la actividad agropecuaria y la caña. además de agua potable y ayudas sociales, ya que hay mucha gente pobre.

2.3

Millones de pesos.

Es la cantidad de recursos económicos que recibe mensualmente la Alcaldía de San Rafael del Yuma del Presupuesto General del Estado, mientras las recaudaciones propias prácticamente no existen, debido a la falta de empresas que aporten al gobierno municipal. Lo poco que reciben es por uso de suelo, principalmente del Distrito Municipal de Bayahibe, la zona turística del municipio. Según el alcalde esos recursos no alcanzan para cubrir las necesidades de la localidad, donde falta todo y donde el gobierno local tiene que asumir problemas que debe resolver el gobierno central, como por ejemplo, agua.