Hace 45.000 años, el Homo sapiens llegó a China

Hace 45.000 años, el Homo sapiens llegó a China

Dibujo de un grupo de Homo Sapiens en el norte de China. © : Instituto de Paleontología y Paleontología de Vertebrados de la Academia China de Ciencias

La migración del Homo sapiens a Asia Oriental se remonta a hace unos 45.000 años. Según un estudio publicado este jueves 18 de enero en la revista Nature, nuestros antepasados ya estaban presentes en el norte de China en aquella época. La colonización de China por el «hombre moderno» se había datado anteriormente en 40.000 años.

Situado en la octava planta del Instituto de Paleontología y del Instituto de Paleontología de Vertebrados de la Academia China de Ciencias de Pekín, el pequeño despacho de Yang Shixia es una auténtica cueva de Alibaba para los aficionados a los bifaces.

Preciosamente guardadas en cajones, las piedras talladas utilizadas como herramientas y armas por el hombre prehistórico se extraen con delicadeza de fundas de plástico numeradas. “Aquí está la Lasca Levallois», declara emocionada la investigadora del Instituto y autor principal del estudio publicado en Nature Ecology & Evolution. “Con esta piedra empezamos nuestra investigación», prosigue el profesor asociado.

Incluso debería decir: «empezar de nuevo». Al fin y al cabo, la punta de lanza hallada en el yacimiento de Shiyu, en el norte de China, hace seis décadas, tiene un parecido asombroso con las lascas de forma triangular y bordes afilados cortadas con el llamado método Levallois, que revolucionó la caza mayor en Europa durante el Paleolítico Medio.

Lasca Levallois, en el Instituto de Paleontología y Paleontología de Vertebrados de la Academia China de Ciencias. 

Restos de carbono 14 de las comidas

La investigación es a menudo una cuestión de transmisión y, a veces, de herencia. A finales de 2019, Yang Shixia regresó de sus estudios en Francia y de sus investigaciones en Alemania.

Tomaría el relevo de su colega y mentor Huang Weiwen, gravemente enfermo, en los trabajos de muestreo y datación del yacimiento arqueológico de Shiyu.

La joven investigadora decidió reunir todos los objetos encontrados en el yacimiento desde 1963, para estudiarlos de nuevo en colaboración con un equipo internacional, incluido el Centro Nacional de Investigación Científica de Francia (CNRS, por sus siglas en francés). Y entonces, ¡sorpresa! Algunas de las muestras mostraban características europeas del Homo sapiens.

En concreto, tres piezas de hueso de animal, recuperadas durante las excavaciones originales, habían sido claramente modificadas por el hombre, señalaron los paleoantropólogos, que volvieron a poner todo bajo el microscopio. “Trabajamos con la Universidad de Pekín y la de Oxford para obtener la mejor datación posible de este periodo», explica Yang Shixia.

“Por un lado, utilizamos la luminiscencia estimulada ópticamente para llevar a cabo la datación secuencial de los sedimentos. En segundo lugar, realizamos una datación directa por carbono 14 de los huesos excavados junto a estas herramientas de piedra, que también mostraban marcas de corte asociadas al consumo humano de carne. Es como cuando te comes un filete, a veces quedan marcas de cuchillo en los huesos».

Yang Shixia, investigadora y coordinadora del estudio, aquí en su despacho del Instituto de Paleontología y Paleontología de Vertebrados de Pekín. 

Herramientas de obsidiana

Son estos cortes realizados al comer o descuartizar animales, sobre todo caballos cazados en las estepas de la actual provincia china de Shanxi, los que han permitido en parte retrasar la fecha de llegada del hombre moderno a China.

Las investigaciones de paleoantropólogos chinos, australianos, alemanes, españoles y franceses también han revelado intercambios e interacciones más complejos de lo que los científicos habían imaginado entre los recién llegados y los que ya estaban allí.

El equipo, codirigido por Francesco d’Errico, de la Universidad de Burdeos (Francia), reexaminó todo el yacimiento arqueológico de Shiyu, explorado por primera vez en 1963, durante los disturbios de la Revolución Cultural china. «No era el mejor momento para encontrar un yacimiento tan importante», afirma Francesco d’Errico, apunta NewScientist.

Entre los tesoros hallados en Shiyu figuran pequeñas herramientas de obsidiana. “El análisis químico nos permitió averiguar de dónde procedían estos objetos de roca volcánica», explica Yang Shixia. “Los resultados mostraron que esta obsidiana procedía del este de la montaña Changbaishan, que marca la frontera entre China y Corea del Norte. Está, por tanto, a más de 800 kilómetros de donde se encontraron».

¿Los grupos de Homo sapiens de Shiyu viajaron casi 1.000 kilómetros para encontrar estas piedras, que consideraban preciosas, o llegaron hasta aquí gentes de Oriente y Extremo Oriente? Sigue siendo un misterio, pero lo que es seguro es que se produjo una cierta mezcla genética y cultural a grandes distancias: «Lo que podemos afirmar, basándonos en las pruebas de que disponemos, es que hace 45.000 años, diferentes individuos se encontraron aquí y que, como resultado de los intercambios y de la mezcla cultural, se produjeron innovaciones y la aparición de nuevas herramientas».      

La gran migración de Sapiens

Un largo camino para el Homo sapiens, un corto salto en el intercambio de conocimientos y tecnología en el norte de China. Cuando echamos la vista atrás a las distintas colonizaciones del hombre moderno, vemos que ha avanzado más rápido de lo esperado. Aunque todos descendemos de esos pocos miles de individuos que salieron de África hace probablemente 60.000 años, las fechas de sus conquistas de los distintos continentes retroceden a medida que se producen avances científicos.

“En 2017, nos dimos cuenta de que el Homo sapiens ya había vivido en África hace 300.000 años: de la noche a la mañana, este descubrimiento hizo que nuestra especie fuera cien mil años más antigua», señala el diario Libération.

“En 2018, una mandíbula hallada en Israel sugirió que los sapiens abandonaron su cuna africana hace 180.000 años, 50.000 años antes de lo que se pensaba. En 2020, fue la llegada de los sapiens a Europa la que dio un gran paso atrás: estos grandes viajeros ya habían pisado el continente hace 45.000 años». Una gran convulsión que se ha extendido a Asia Oriental.

El estudio publicado en Nature cuestiona la cronología de la llegada del Homo sapiens a China. Una vez más, los intercambios fueron complejos: en el yacimiento de Shiyu, los prehistoriadores encontraron tanto puntas de lanza de tipo occidental como puntas de lanza asiáticas que a veces habían sido transportadas a grandes distancias, como la obsidiana antes mencionada.

“Las examinamos al microscopio. Y descubrimos ciertas partes que habían sido pulidas por el movimiento. Es como si dejaras objetos en el bolsillo durante un año y, al salir, algunas de las superficies estuvieran lisas». 

Cazadores de caballos

«Los resultados del estudio tafonómico de los fósiles de mamíferos, combinados con el análisis del desgaste de las herramientas de piedra, demuestran que los habitantes de Shiyu eran ‘cazadores de caballos’ equipados con puntas de proyectil con cerdas y mangos», subraya el comunicado publicado en la página del Instituto de Paleontología.

Al hacer retroceder el reloj 5.000 años, los investigadores chinos y sus colaboradores extranjeros han desmentido lo que hasta ahora se consideraba una manifestación del «lento desarrollo de la cultura y la modernidad en Asia oriental».

Estos cazadores de caballos de las praderas del norte de China tienen muchos de los atributos del hombre moderno. Herramientas: «una gama de herramientas innovadoras del Paleolítico Superior, en particular raspadores y punzones». Ornamentos: un disco gráfico perforado descrito como «el objeto de adorno más antiguo conocido de China». 

A lo largo de más de seis décadas y con la contribución de cuatro generaciones de investigadores, el estudio del yacimiento de Shiyu permite comprender mejor la evolución de las migraciones humanas. También demuestra que pueden surgir nuevos descubrimientos en el mismo yacimiento gracias a los nuevos métodos y a la evolución de las tecnologías.

También ha habido una evolución en las actitudes: tras el descubrimiento y el inicio de las excavaciones de Shiyu lanzadas en 1963 por Jia Lanpo, considerado uno de los fundadores de la antropología china, la investigación fue relanzada por los famosos prehistoriadores Huang Weiwen y Hou Yamei en 2011.

Hoy, es una investigadora la que ha retomado el trabajo de sus ilustres predecesoras. Yang Shixia quiso que dos mujeres aparecieran en el dibujo que ilustra una escena de carnicería en el yacimiento de Shiyu hace 45.000 años, que acompaña al estudio: «Estoy convencida», afirma, «de que las mujeres participaban en las labores de caza del mismo modo que los hombres».

Le puede interesar: HOY en la historia: muere Gastón Fernando Deligne

Publicaciones Relacionadas

Más leídas