Hacia la recuperación post covid: (i) venta de activos públicos

Hacia la recuperación post covid: (i) venta de activos públicos

La realidad fiscal y de ingresos de divisas exige que los partidos políticos mayoritarios logren consenso para, antes o después del cambio de gobierno, vender las inversiones del Estado en el sector eléctrico de generación, esto es Haina, ITABO y sobre todo Punta Catalina.
El consenso político es necesario pues se necesita aprobación congresual. Y la acción es imperiosa dado el descalce en las necesidades de divisas y las fuentes identificadas hasta ahora, aun asumiendo que se cumplen los muy optimistas estimados del FMI de ingresos de divisas por concepto de remesas, de turismo y de capitales para inversión financiera.
Esta es la realidad: aun aumentando el déficit fiscal consolidado al 6% del PIB (4.9% del SPNF y 1.1% del Banco Central), y la deuda pública a 61% del PIB, como ha estimado el FMI, aun nos faltarían ingresos (que no sabemos de dónde saldrán) de US$2,700 millones para que el PIB no caiga en más de 1%.
El análisis debe concentrarse en el incremento esperado en el déficit del gobierno (SPNF consolidado) de 2.3% del PIP por efecto del Covid, que son aproximadamente US$1,900 millones, partiendo de que (1) los RD$ 12,000 recibidos del Idopril se consideran ingresos y no deuda; (2) el déficit cuasi fiscal (Banco Central) no se espera que varié del 1.1% estimado pre covid y (3) el déficit original pre covid del SPNF de 2.6% del PIB tiene su financiamiento debidamente consignado en el presupuesto.
Estos US$1,900 millones serán financiados parte en pesos y parte en dólares. En pesos , el gobierno ya se ha financiado con los RD$ 12,000 millones del préstamo del BC al gobierno a finales de marzo y los recientes RD$ 40,000 millones de financiamiento del BC al gobierno via las AFP, que equivalen, en total, a unos US$900 mm, quedando por procurar US$ 1,000 que se espera provengan de organismos multilaterales.
Así, el déficit fiscal solo aportará dólares adicionales a la economía por US$1,000 millones, de los US$4,800 millones que el FMI estima necesarios para evitar una caída del PIB de más de 1%, faltando identificar fuentes de divisas por US$3,800 millones.
El FMI propone que US$ 1,100 millones provengan de disminución de las reservas internacionales netas (RIN) del Banco Central. Falta encontrar todavía US$2,700 millones, para evitar una reducción adicional del nivel de actividad económica equivalente 3%del PIB.
Vender más RIN de los US$ 1,100 millones programados no parece ser el camino. El BC ya ha reducido sus reservas en marzo, abril y hasta el 19 de mayo en US$ US$1,450 millones, más de lo que el BC desearía, pero a lo que está obligado en su combate contra el deslizamiento de la tasa de cambio.
Si las opciones son vender más reservas internacionales o dejar que la economía caiga (con los supuestos optimistas del FMI) en 4%, a falta de otras fuentes de divisas la venta de estos activos es una solución muy pragmática.