HACIA LO ALTO
Dime qué enseñas y te diré quién eres

http://hoy.com.do/image/article/136/460x390/0/FD0D09B3-9EFE-46D6-B365-8D8F0DB2A7E6.jpeg

La escuela es una institución, un espacio social público creado para salvaguardar la comunicación cultural. Escuela es, por tanto, un lugar de encuentro fecundo y creativo entre las generaciones en torno a los saberes: saber conocer, saber hacer, saber ser y saber vivir juntos.

La pastoral educativa busca abrir la cultura de la escuela a su raíz religiosa desde nuestra fe en la encarnación de Dios en nuestra historia.

Porque de Él nace toda creación artística, toda investigación científica y toda acción moral o política. La tarea del educador cristiano radica en despertar la conciencia de esta raíz.

La vinculación de la Iglesia con la educación es una realidad que nace casi con los orígenes de la propia Iglesia. La escuela católica es ministerio confiado a la Iglesia, por lo que en cada diócesis siempre se presta una atención privilegiada a las personas que se están formando, para darles una capacitación desde la fe católica y que así puedan ver con ojos de fe el mundo, las ciencias, las artes.

Estos esfuerzos se están coordinando en nuestro país desde una nueva instancia: la Comisión Nacional de Pastoral Educativa, creada desde el año 2005 y presidida por su excelencia monseñor Amancio Escapa, y con el padre Néstor Pazos  como secretario ejecutivo. También la conforman los delegados diocesanos (uno por cada diócesis, 11 en total) y los representantes a nivel nacional de  la Formación Integral Humana y Religiosa, las escuelas católicas, la Pastoral Universitaria, la Pastoral de Comunicación y la Pastoral de la Cultura.

La misión fundamental de esta Comisión  es unificar el trabajo pastoral de las diócesis en las acciones educativas. Entre sus funciones están: ser enlace y representar a la Conferencia del Episcopado ante los distintos organismos gubernamentales y eclesiásticos a nivel nacional e internacional; prestar atención y servicio a los agentes educativos católicos en las diócesis a través de los delegados diocesanos y rendir homenaje a educadores católicos que se han destacado en la tarea educativa.

Precisamente el Premio Nacional al Educador /a Católico/a,   se celebro el pasado viernes 18 de abril en el Auditorio de la Universidad Católica de Santo Domingo, en un acto  en el cual los presentes disfrutaron de una magistral conferencia titulada “La educación y la cultura” a cargo del ilustrísimo monseñor Benito Ángeles Fernández, secretario general de la Conferencia del Episcopado Dominicano. Allí fue galardonado el profesor Etanislao Martínez Almonte, de San Francisco de Macorís, diácono permanente, director de una escuela pública y de una intachable trayectoria magisterial y pastoral.

Esta distinción anual que otorga la Conferencia del Episcopado Dominicano, (CED),  se les hace a los  educadores católicos y/o instituciones de la Iglesia que se hayan destacado notablemente por los servicios prestados a la educación católica en general o en centros educativos de cualquier nivel y cuya labor haya servido para mejorar la calidad educativa de los educandos.

¡Gracias a la Pastoral Educativa por premiar a nuestros benditos educadores!