Haití solicitará más control en donaciones

http://hoy.com.do/image/article/329/460x390/0/3517BE24-9B8E-4AE3-922F-4EDED81EE196.jpeg

Madrid (EFE).- El primer ministro de Haití, Jacques Edouard Alexis, y buena parte de su gobierno viajan a España la próxima semana para solicitar más ayuda de la comunidad internacional, interesada en mejorar los mecanismos de control de sus donaciones.

La conferencia internacional para el desarrollo económico y social de Haití reunirá los próximos días 29 y 30 en Madrid a los más altos representantes del país sudamericano con los Estados y organizaciones internacionales que forman el grupo de donantes.

Prueba de la importancia de la reunión es el hecho de que el primer ministro Alexis acuda a España acompañado por los titulares de Asuntos Exteriores, Planificación, Justicia, Infraestructuras, Interior y Seguridad, según informaron fuentes oficiales.

El grupo de donantes, encabezado por Estados Unidos, Canadá, Francia, Japón y Noruega, está integrado por organismos internacionales como el PNUD, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y la Comisión Europea. Con la organización de esta conferencia en Madrid, España quiere demostrar su compromiso con el desarrollo del país más pobre de Sudamérica y poner de manifiesto la necesidad de que la comunidad iberoamericana se involucre en el desarrollo y estabilidad de todos sus vecinos.

Previo a la conferencia, España y Haití celebrarán el día 29 la I comisión mixta de Cooperación con el fin de acordar las acciones de ayuda al desarrollo en materia científica, técnica, educativa y cultural que se llevarán a cabo en el periodo 2006-2009, precisaron las fuentes.

España ha comprometido ayuda por valor de 38 millones de euros a Haití -país definido como prioritario en la cooperación española- para el trienio 2005-2008.

En cuanto a la conferencia de donantes, el objetivo es hacer un seguimiento de la ayuda otorgada y una evaluación de su efectividad, según explicaron fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores y de la AECI, co-organizadores de la reunión.

“Hasta ahora no se ha controlado suficientemente adónde va el dinero, qué uso se hace y cómo de efectivos son los programas que se desarrollan”, señaló el subdirector general para México, Centroamérica y Caribe de la AECI.

Se trata en consecuencia de definir y poner en marcha mecanismos que permitan controlar el uso que se da a los 1.000 millones de dólares que la comunidad internacional ha comprometido en ayuda a Haití para el periodo 2004-2006, y los 750 millones adicionales que se acordaron en la pasada conferencia de donantes celebrada hace seis meses en Puerto Príncipe.

Por su parte, el Gobierno haitiano pedirá a los donantes mayor independencia en la gestión de los fondos e incluso que buena parte de la ayuda no vaya a proyectos específicos, sino que sea en forma de financiación directa a los presupuestos de los distintos Ministerios, según informaron fuentes diplomáticas.

Aunque en principio los donantes están de acuerdo con esta propuesta, no olvidan que el último informe de la organización “Transparencia Internacional” situaba a Haití y Bangladesh como los dos países con más corrupción del mundo.

Por otra parte, y coincidiendo con la conferencia internacional, la AECI y el Ministerio de Exteriores han organizado unas “jornadas de sensibilización” con las que pretenden dar a conocer la situación de Haití a la sociedad, que incluye una mesa redonda con representantes de la media docenas de ONG españolas que trabajan en ese país.

Las fuentes diplomáticas destacaron el interés del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, por involucrar a la comunidad iberoamericana en el esfuerzo por desarrollar y estabilizar el país que comparte isla con la República Dominicana.

Así, en la pasada Cumbre Iberoamericana celebrada en Montevideo, Zapatero señaló que la Secretaría General (SEGIB) puede desarrollar un papel útil para coordinar la cooperación de los países con Haití, una tarea que servirá para que la comunidad “gane fuerza y crédito en el mundo”.

De hecho, la Declaración aprobada al término de la Cumbre incluye un punto en el que se apoya expresamente la labor de la Misión de Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (MINUSTAH) y se subraya el compromiso con el proceso que se lleva adelante en Haití hacia “la reconstrucción del orden productivo para el bien del pueblo de ese país”.