Haití: ex militares reclaman reponer las fuerzas armadas

  PUERTO PRÖNCIPE, Haití (AP) _ El gobierno de Haití despachó el miércoles negociadores a la ciudad de Cabo Haitiano en busca de una solución pacífica a un enfrentamiento con ex soldados que ocuparon un edificio del gobierno en reclamo de sueldos atrasados y la reposición de las fuerzas armadas.

   Un asesor del presidente Rene Preval, Patrick Elie, dijo que la protesta era una “manipulación política” horas antes de una votación del Senado fijada para el miércoles para decidir sobre el candidato presidencial a primer ministro. El congreso ha rechazado dos candidatos previos.

   “Algunos de los políticos han dicho que este (nuevo) gobierno debería incluir en su programa la recreación de las FADH”, dijo Elie a la AP refiriéndose a las fuerzas armadas de Haití. “Creo que (la protesta) es parte de esta campaña para presionar a un gobierno que está en su momento más débil en años”.

   Los ex soldados, vestidos de uniforme militar, ocuparon el martes el edificio, una ex prisión ahora utilizada como escuela de música, junto con antiguas barracas en Ouanaminthe, un pueblo del norte cerca de la frontera con la República Dominicana.

   Los manifestantes izaron una bandera blanca para indicar que no se proponen combatir con los efectivos de mantenimiento de paz de las Naciones Unidas ni con la policía haitiana, dijo un periodista de Radio Kiskeya desde el lugar. No se ha informado de heridos.

   Los ex militares tenían pistolas pero la mayoría de los 150 manifestantes estaban desarmados, dijo el miércoles Daniel Morel, un fotógrafo.

   “Estaban muy asustados cuando llegó la ONU”, agregó. “No eran para nada agresivos”.

   Las fuerzas armadas haitianas fueron desbandadas en 1995 por el entonces presidente Jean-Bertrand Aristide, que había vuelto tras ser derrocado por un golpe militar cuatro años antes. Aristide fue destituido nuevamente por una rebelión en el 2004 que comenzó en Cabo Haitiano y, desde entonces, los 9.000 efectivos de la ONU han suministrado la única seguridad real en el país.

   El año pasado, Preval dijo en una visita a la sede central de las Naciones Unidas que no veía motivos para reponer el ejército.