Haití: Identificar también acciones audaces

La tragedia que ha estado sufriendo el pueblo haitiano durante hace ya casi 15 días no podía dejar de movilizar la solidaridad mundial. Ésta ha reaccionado adecuada y masivamente. Mención aparte deberá hacerse, cuando se intente un resumen de los hechos, de la ejemplar actitud asumida por gobierno, pueblo y empresarios de la RD. Este país fue el primero en acudir en auxilio de los cientos de miles de desamparados desprendiéndose de recursos que no le sobran; abrió sus fronteras con fines de asistencia humanitaria a heridos, llenó sus hospitales y hasta el pueblo ha estado ofreciendo su sangre. El sector empresarial ha ofrecido igualmente valiosa ayuda.

Era de esperarse de que un desastre, no importara de qué magnitud, provocara el drama que hemos estado viendo y sufriendo. En verdad, la comunidad internacional había sido muy tibia y quizás incrédula, en visualizar la tragedia que se venía gestando. Si bien, en fecha más reciente habíamos visto un mayor movimiento internacional para gestar ayuda y las gestiones que había emprendido el ex presidente Bill Clinton en su condición de enviado especial de la ONU para Haití, el proceso de recuperación en el vecino país era demasiado lento.

Hace unos meses publiqué en esta columna un artículo que titulé “Adelante amigos de Hait픠 en el que planteaba ciertos proyectos que bien pudieran ser emprendidos por la comunidad. No podemos perder de vista de que la situación actual de ese pueblo requiere un flujo de asistencia y recursos de largo plazo con acciones versátiles y diversas. Un Estado que apenas contaba con infraestructura y capacidad de acción ha sido extremamente debilitado y hasta diezmado. El mundo no puede darse el lujo de cansarse ni acostumbrarse al drama haitiano.

En el trabajo de referencia señalaba que países como Francia y Canadá, del Grupo de Amigos, tenían una baja densidad demográfica: Canadá con 3.3 habitantes por km.2 y Francia, en la Guayana Francesa, aquí en el Caribe, 2.2 habitantes por km.2. República de Guyana y Suriname, países independientes pero asociados con Haití en CARICOM también con territorios despoblados. Haití tiene más de 300 habitantes por km.2. Bien se pudieran diseñar proyectos productivos en áreas donde no se cuenta con los recursos humanos y, vía la contratación, llevar mano de obra haitiana – no estoy hablando de robo de cerebro – para que produzca, la cual puede ir acompañada de su familia.