Haití: una reflexión sobre el pasado,

Haití: una reflexión sobre el pasado,

Telésforo Isaac

Es de necesidad tomar tiempo y espacio ahora para reflexionar sobre Haití a fin de dilucidar, hasta donde sea posible, el devenir histórico de su pasado, examinar con agudeza y raciocinio el presente y proyectar el porvenir de esa nación. Desde luego, es imperativo que se haga sin pretensiones de tener categoría de sabihondo. Las consideraciones no deben ser por fanáticos religiosos, eruditos engreídos, charlatanes burlones, o por analistas parcializados.

A raíz del catastrófico terremoto en Haití, el martes 12 de enero 2010, y de la consecuencia de este devastador fenómeno de la naturaleza, ha habido muchas ponderaciones, exuberancia de dichos y escritos, y un caudal de servicios, atenciones y manifestaciones de solidaridad de individuos, comunidades de fe, y de Gobiernos de todos los continentes de este globalizado mundo.

La secuela del movimiento sísmico ha servido para motivar a los dominicanos y haitianos a redescubrir que somos seres humanos dignos de las más sinceras atenciones y manifestaciones de conmiseración, apoyo y confraternidad.

De manera espontánea y mancomunada los dirigentes y fieles de todas las iglesias, los profesionales de las carreras (especialmente los médicos), comunicadores, empresarios, comerciantes, clubes, transportistas; en realidad, gentes de todas las clases y niveles sociales, contribuyeron para socorrer a los damnificados. Accionaron para llevar agua, comida, medicinas, muestras de confraternidad y para enterrar los muertos. ¡Así estamos llamados a comportarnos en esta isla!

La pronta, disciplinada y efectiva intervención de las ONG hará cambiar la actitud de muchos que sospechaban, vituperaban y mantenían en jaque a estos programas de asistencia social y defensores de los derechos humanos.

Las diatribas, conflictos y malquerencias entre grupos haitianos y dominicanos se han disipado y vemos que hay una notable experiencia de de estrechez entre todas las capas sociales de los dos pueblos. Esto es loable y se aguarda la esperanza que sea reforzado y perdurable.

Por algún tiempo apreciable, los dos gobernantes, Preval y Fernández, daban a entender en forma tímida, que tenían intenciones de sostener un diálogo bilateral entre los dos Estados. Que sepamos, no llegaron a concretar acuerdos para confirmar sus intenciones; sin embargo, debido a la causa de la catástrofe sucedida, el mandatario dominicano manifestó su sensibilidad y solidaridad al pueblo haitiano en forma fehaciente

Haití ha llegado a la más profunda y deprimente condición registrada en la historia.

Le invitamos a leer: República Dominicana recibe 85 mil dosis de vacunas contra el cólera