Haitianos cumplen un mes en calles pidiendo salida Moise

AME1727. PUERTO PRÍNCIPE (HAITÍ), 18/10/2019.- Cientos de seguidores del expresidente haitiano Jean Bertrand Aristide marchan exigiendo la dimisión del actual presidente, Jovenel Moise, este viernes, en Puerto Príncipe (Haití). El país completa más de un mes sumido en protestas sin señales de que Moise acceda a los reclamos de su renuncia al máximo cargo, con su capital, Puerto Príncipe, sumida en bloqueos y enfrentamientos entre manifestantes y policías. EFE/Orlando Barría
AME1727. PUERTO PRÍNCIPE (HAITÍ), 18/10/2019.- Cientos de seguidores del expresidente haitiano Jean Bertrand Aristide marchan exigiendo la dimisión del actual presidente, Jovenel Moise, este viernes, en Puerto Príncipe (Haití). El país completa más de un mes sumido en protestas sin señales de que Moise acceda a los reclamos de su renuncia al máximo cargo, con su capital, Puerto Príncipe, sumida en bloqueos y enfrentamientos entre manifestantes y policías. EFE/Orlando Barría

“¡Abajo Jovenel!” gritaban miles de haitianos ayer en una nueva manifestación para pedir la renuncia del presidente del país, Jovenel Moise, quien desde hace un mes afronta multitudinarias protestas en su contra.
Ayer se registraron manifestaciones en el barrio popular de Tabarre, cercano al aeropuerto de Puerto Príncipe, y en la zona de Delmas, punto neurálgico de las protestas desatadas por la grave crisis política, económica y social que atraviesa el país.
Cerca de un millar de personas recorrieron las calles embarradas de Tabarre siguiendo un camión de sonido, bailando canciones animadas en las que la letra pedía, repetidamente, la renuncia de Moise. “Son Estados Unidos, Canadá, Brasil y Francia los que sostienen a Moise”, vociferó uno de los cantantes en un momento de la marcha. Otros manifestantes evocaban la figura del expresidente Jean-Bertrand Aristide, un antiguo sacerdote defensor de la teología de la liberación que ostentó la jefatura del Estado en dos ocasiones y en ambas fue depuesto.
La manifestación fue pacífica, pero un pequeño grupo a la cabeza de la marcha fue prendiendo fuego a neumáticos en varios puntos del recorrido.
En un punto del barrio, algunos manifestantes discutieron airadamente con los policías porque estos les obligaron a cambiar de ruta, pero los agentes no necesitaron usar métodos disuasorios o sus equipos antidisturbios. A pesar de estas manifestaciones, la mayor parte de Puerto Príncipe vivió ayer una jornada de tregua.