Hallan 50 soldados chilenos

SANTIAGO DE CHILE (EFE).- Patrullas de rescate encontraron ayer con vida a 50 de los soldados chilenos desaparecidos el miércoles en medio de una ventisca en la cordillera de Los Andes que causó la muerte de cinco reclutas, informó el Ejército.

Otros 65 efectivos siguen sin ser encontrados en el sector del Volcán Antuco, a unos 500 kilómetros al sur de Santiago, precisó a los periodistas el coronel Carlos Mezzano, jefe de Comunicaciones del Ejército.

Los supervivientes, algunos de los cuales presentan lesiones a la vista y dedos congelados, ya están en camino a la ciudad de Los Angeles, sede del regimiento reforzado número 17, tras haber permanecido un día en un refugio que construyeron ellos mismos en medio de la tormenta de nieve, con temperaturas bajo cero.

En principio, el Ejército había informado de 95 desaparecidos, además de los cinco fallecidos.

Las discrepancias en las cifras, según Mezzano, obedecen a problemas de comunicación que existen entre las patrullas y los efectivos que permanecen en varios refugios de la cordillera.

Un batallón de reclutas del regimiento 17 regresaba el miércoles desde la alta cordillera, tras cumplir un período de instrucción, cuando fue sorprendido por la ventisca, cuya fuerza fue comparada con la de “un tsunami” por el comandante en jefe del Ejército, Juan Emilio Cheyre.

La ventisca fue acompañada de “viento blanco”, que impulsa la nieve en todas direcciones e impide que una persona pueda distinguir incluso sus propias manos.

Por orden del presidente Ricardo Lagos, Cheyre viajó hoy al sector, junto con el ministro de Defensa, Jaime Ravinet, para dirigir personalmente las tareas de búsqueda y rescate y confortar a los desesperados familiares de los reclutas, que habían comenzado su vida militar el pasado 1 de abril.

Algunas compañías lograron llegar a los refugios y al propio regimiento, pero la unidad de morteros se extravió en medio del temporal.

Las tareas de búsqueda, a cargo de patrullas especializadas del Ejército y Carabineros, que están respaldadas por aviones de la Fuerza Aérea, han sido dificultadas por el mal tiempo, que persiste en la zona.