Hallan muerto gobernador secuestró las FARC

http://hoy.com.do/image/article/478/460x390/0/60003AE0-BE25-433F-8BCD-7602B9C63703.jpeg

BOGOTA. AFP.  El presidente de Colombia, Alvaro Uribe, confirmó el asesinato ayer del gobernador Luis Francisco Cuéllar, quien fue secuestrado el lunes, y ratificó la política de su gobierno de enfrentar militarmente a la guerrilla de las FARC, a la que responsabilizó del hecho.  “Todavía no tenemos la hora del asesinato, la confirmación que sí tenemos es que fue degollado. Miserablemente lo degollaron”, aseguró Uribe al lamentar la muerte de Cuéllar, secuestrado la noche del lunes en su residencia de Florencia, capital del departamento (provincia) de Caquetá, que gobernaba.

 “Los altos mandos me han explicado que como había una persecución de la fuerza pública seguramente los terroristas para evitar hacer disparos procedieron a degollar al señor gobernador”, explicó Uribe.

El presidente criticó que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas) hayan ofrecido liberar a dos militares que mantienen cautivos a la vez que secuestraban al gobernador de Caquetá.

Las FARC ofrecieron en abril liberar al sargento Pablo Emilio Moncayo, quien el 21 de diciembre cumplió doce años de cautiverio, y al cabo Livio José Martínez.

La liberación de estos dos militares, que debía coordinar la senadora opositora Piedad Córdoba, la Iglesia católica y el Comité Internacional de la Cruz Roja, era esperada en los próximos días.  “Las fuerzas armadas tienen que derrotar a los secuestradores. Ojalá puedan rescatar a los secuestrados que aún permanecen” en su poder, dijo el presidente, quien había ordenado el rescate de Cuéllar y de 24 uniformados rehenes de la guerilla.

El mandatario prometió “avanzar hasta la derrota definitiva del terrorismo”.

El secuestro

La noche del lunes

Cuéllar, ganadero y que ayer cumplía 69 años, fue secuestrado antenoche por presuntos rebeldes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que irrumpieron en su domicilio de Florencia, distante unos 562 kilómetros al suroeste de Bogotá. Un policía del servicio de escoltas del gobernador murió en el asalto de los guerrilleros, que sacaron a Cuéllar a la fuerza de su casa y lo subieron a una camioneta.