Han muerto 333 en “intercambios”

POR ELIAS RUIZ MATUK
Por lo menos 333 personas han muerto en los alegados intercambios de disparos durante el período comprendido entre agosto del año pasado y julio de este 2005, en la gestión del actual jefe de la Policía, mayor general Manuel de Jesús Pérez Sánchez.

En los incidentes también han caído agentes policiales y en los datos registrados en los archivos de HOY, 44 rasos, oficiales y suboficiales cayeron muertos a manos de alegados delincuentes en los últimos meses.

Según las cifras, durante el año 2004 ocurrieron 300 muertes de este tipo, entre las cuales 20 se registraron durante la actual gestión, mientras que desde enero a mayo del presente año fueron computadas  214 muertes ligadas a “intercambios de disparos” entre policías y militares en servicio contra supuestos delincuentes.

Otras 55 muertes están registradas, de agentes de la Policía y efectivos de las Fuerzas Armadas fuera de servicio, de acuerdo a  las mismas cifras.

De mayo a julio del presente año se han registrado 26 muertes en tiroteos entre policías y  alegados delincuentes que, según las autoridades, se enfrentan a tiros en medio de asaltos y robos en la capital y ciudades del interior.

Según el Departamento de Estadísticas de la Procuraduría General de la República, 1,259 homicidios ocurrieron  durante los primeros cinco meses de este 2005 y están registradas por diferentes causas.

De estas causas,  245 pertenecen a robos o atracos, 288 por rencillas o riñas, 35 en centros de diversión, 19 homicidios están ligados a asuntos de drogas y 48 fueron feminicidios.

CASOS

El primero de enero pasado, una patrulla de la Policía mató en San Cristóbal a José Luis Sotero, de 30 años.

En otro caso, Ricardo Morillo Reyes (Nino Yerba), alegadamente fue sorprendido rompiendo la puerta de un negocio, en La Vega, donde los agentes lo mataron a tiros el 7 de enero.

Asimismo, el domingo 9 de enero, en Hato Mayor, otro policía mató de un balazo a Juan Ortega Sosa, de 22 años, quien supuestamente se negó a ingresar a una celda tras ser detenido e interrogado.

Entre las más recientes muertes en incidentes con policías, está la del 21 de enero pasado, cuando dos hombres fueron muertos en el sector Isabelita, vinculados por la Policía a una banda que robaba vehículos en San Carlos. Uno de ellos fue identificado sólo como “Lolo”.

Mientras que el 25 de enero fueron muertos dos hombres en Santiago, incluido un haitiano, así como otro en Azua, sólo identificado como El Gringuito.

En el mes de marzo pasado, una patrulla policial mató de varios balazos a un hombre en un supuesto intercambio de disparos, en el tramo carretero Santana-Nizao, en la provincia Peravia. 

Pascual Guzmán Mañón, de 26 años, murió a causa de los disparos que le hizo la patrulla del Departamento de Delitos Monetarios, cuando éste andaba en una jeepeta alegadamente robada y desobedeció una orden de alto.

También en Baní, otros agentes mataron a dos hombres de un grupo de cuatro que eran perseguidos, luego que se les acusara de asaltar una agencia de cambio en Azua, donde habrían robado RD$280,000.

Otros muertos por patrullas en el barrio 27 de Febrero y en el barrio La Zurza  fueron Leandro Paredes Germán, de 24 años y Víctor Amauris Vázquez Rodríguez, de 23.

En San Cristóbal otra patrulla mató el 11 de julio pasado a un hombre acusado de haber violado a una menor hacía tres semanas, cuando intentó evitar su arresto enfrentando a una patrulla con un arma de fabricación casera, conforme dijo la Policía.

Alejandro Rosario Contreras, de 22 años, según la Policía, también era buscado por la comisión de otros delitos.

En este mes de julio, dos patrullas policiales mataron a cuatro supuestos atracadores en otro incidente a tiros ocurrido entre Hato Mayor y San Pedro de Macorís. 

Los muertos fueron identificados como Angel Amparo Aquino, de 30 años, Julio César Eyes Sánchez, de 27, Carlos Cesar Peña y el cuarto no identificado por carecer de documento.

También, en la avenida Charles Summers, en el sector Los Prados, dos hombres murieron y dos agentes resultaron heridos cuando se enfrentaron a tiros.

Los muertos fueron Nicasio Soto Ramírez y Albert Segura, quienes cayeron abatidos, mientras que los policías heridos fueron el sargento mayor Julio Pereyra Hernández y el sargento Micaías Hernández Abad.  Pereyra Hernández y Hernández Abad aún se recuperan en el hospital Central de las Fuerzas Armadas, luego  que uno recibiera siete disparos y el otro dos.

En el hecho resultó herido un transeúnte, Carlos González Encarnación.

OFICIALES Y AGENTES MUERTOS

Los últimos casos de rasos y oficiales muertos a manos de delincuentes ocurrieron en Santiago y la capital, cuando asaltantes despojaron de su arma y vehículo al sargento Francisco Sena Medina, a quien mataron.

Asimismo, otro hirió al capitán Julio Hernández Melo, también en  Santiago, cuando una patrulla trataba de apresarlo.

El primer teniente del Ejército Nacional Julio César Florentino Lebrón también fue muerto a balazos en su vehículo, por maleantes que lo abordaron como pasajeros y luego trataron de despojarlo de este.

Informaciones dadas a conocer por el departamento de Estadísticas de la Policía también indican que entre agosto y diciembre pasados fueron muertos 22 agentes en servicio.

En las últimas semanas también se han producido muertes de agentes policiales, principalmente con el grado de sargentos, a quienes han matado para robarles sus motocicletas.

El mayor número de estos hechos, además de la capital y la provincia Santo Domingo, se registraron en Santiago, San Cristóbal, La Vega, San Francisco, Bonao, Monte Plata e Higüey.

A principio de diciembre pasado, el mayor general Pérez Sánchez declaró que esperaba que descendieran los homicidios que se registran cada año.

En los casos de los alegados intercambios de disparos donde caen civiles, 4 se registraron en los últimos quince días de agosto pasado; 9 en septiembre; 4 en octubre; 6 en noviembre, 11 en diciembre y 8 en enero.

En los casos en que han sido víctimas policías, el más sonado fue el del teniente Heriberto Espaillat Castillo, herido de gravedad en Puerto Plata por delincuentes. Por este hecho el jefe de la Policía, Pérez Sánchez y otros oficiales, se trasladaron en helicóptero hasta esa ciudad y resultaron heridos al precipitarse a tierra la aeronave en la que viajaban.

Pérez Sánchez dijo esperar que a final de año no le sean computados como homicidios ni asesinatos extrajudiciales, las muertes ocurridas a manos de los agentes en lo que llamó “su legítimo deber de proteger a la sociedad y evitar que delincuentes hagan de la República Dominicana un paraíso”.

“El Policía sirve cuando ayuda a un ciudadano, protege cuando tiene que librar a un ciudadano del daño que le hace un delincuente y el policía también se defiende cuando el delincuente osa levantar sus armas contra él”, expresó el mayor general Pérez Sánchez.