Harán zona franca en Monte Plata

POR MANUEL JIMENEZ
MONTE PLATA.-
El presidente Leonel Fernández anunció ayer una inversión millonaria en esta provincia, de parte de inversionistas canadienses que habilitarán dos grandes parques de zona franca que generarán unos 20,000 empleos directos.

Fernández dijo que recibió a los inversionistas recientemente en el Palacio Nacional y que estos le informaron de sus proyectos de ampliar la zona franca de Bayaguana y construir un nuevo parque industrial en las proximidades del municipio de esta provincia.

La zona franca de Bayaguana, que en la actualidad opera “precariamente”, sería ampliada para generar unos 12,000 empleos, en tanto que en la de Monte Plata laborarían otras 8,000 personas, según las explicaciones del presidente Fernández.

Ayer, el mandatario presenció aquí un desfile escolar, encabezó una audiencia popular y asistió a un almuerzo privado con empresarios y representantes locales, en el marco de los festejos conmemorativos del 400 aniversario de la fundación de esta población y Bayaguana, donde aprovechó también para anunciar la ejecución de numerosas obras.

El mandatario, quien escuchó a líderes y representantes comunitarios pedir en forma vehemente que el gobierno venga en auxilio de esta provincia, la tercera más pobre del país, garantizó que Monte Plata iniciará definitivamente el despegue hacia el desarrollo.

Fernández dijo que los inversionistas canadienses realizarán en el país todo el proceso de confección de textiles, desde la fabricación de la tela, el hilo y la manufactura.

Después de asistir al almuerzo privado ofrecido en el Casino Los Diez Hermanos, en el centro de esta ciudad, el presidente Fernández voló en helicóptero hasta el kilómetro 18 de la autopista de las Américas, al este de la capital, para dar el primer picazo que dejó reiniciados los trabajos de construcción de la autopista Santo Domingo-Samaná.

Explicó que en el marco de los trabajos de esta carretera se construirán primeramente trece kilómetros, a fin de facilitar el acceso hasta las oficinas centrales de la empresa canadiense y garantizar que esta pueda sacar al mercado su producción.

El mandatario, quien estuvo acompañado de cerca de una veintena de funcionarios, entre ellos el secretario de la Presidencia, Danilo Medina, reconoció que esta provincia ha caído en una difícil situación provocada por el colapso de la industria azucarera y el retiro de una empresa extranjera dedicada al cultivo de la piña.

Sin embargo, garantizó que desde ahora asumía a Monte Plata como “modelo de desarrollo provincial”.

Algunos de los que expusieron en la audiencia popular, entre ellos, el señor Rafael Santana, en nombre de los desalojados de Los Haitises, se quejó de que en Monte Plata “la gente del PLD anda por ahí halando aire porque después que dejaron la cachaza en el camino y los callejones para que usted fuera Presidente, nadie le ofrece una ayuda”.

El presidente Fernández, al agotar su turno, dijo que está consciente de que “ustedes”, al ver ganar al PLD, pensaron que todos podrían ingresar al gobierno “y yo quisiera complacerlos, pero si lo hago quebramos al gobierno y un gobierno que esté quebrado no puede dar satisfacciones a las necesidades del país”.

Fernández dijo que la prioridad del gobierno es recuperar al país “del ventorrillo quebrado que nos dejó la pasada administración y volver a convertir el país en un supermercado próspero para todos los dominicanos”.

El mandatario desestimó también otros pedidos para que el gobierno se embarque en un proceso de rehabilitación y recuperación de la industria azucarera, al destacar que ni Cuba, que llegó a producir 10 millones de toneladas, pudo seguir subsidiando sus ingenios. Reconoció que empresas privadas locales como la Casa Vicini y el Central Romana se mantienen al frente de sus ingenios, pero dijo que el sector público no podía seguir subsidiando a la industria azucarera estatal.

Lamentó que iniciativas auspiciadas por su anterior gobierno entre 1996-2000, de traspasar ingenios azucareros del Estado al sector privado no dieran los resultados, aunque citó la excepción de una inversión guatemalteca en el ingenio de Barahona.