Harper se mediría a Scherzer en regreso a la capital

Sin título

 Max Scherzer abriría el próximo martes contra los Filis y a su nuevo toletero, Bryce Harper, en el Nationals Park. Sería el primer enfrentamiento entre los dos ex compañeros de equipo y el primer partido de Harper como jugador visitante en la capital estadodunidense.

Los Nacionales han decidido mantener a Scherzer en su rutina normal de cinco días luego de que el as cargara con la derrota de los capitalinos por 2-0 en el Día Inaugural el jueves ante los Mets. Dicha decisión pone a Scherzer en posición de abrir tres de los primeros ocho juegos de la campaña contra Nueva York y Filadelfia.

El veterano venezolano Aníbal Sánchez haría su debut de temporada el miércoles.

En un principio, los Nacionales dijeron que tenían previsto usar una rotación de cuatro lanzadores para empezar la temporada, dejando que Scherzer abriera el quinto partido de la campaña. Pero con días libres el viernes y el lunes, tienen la opción de usar a Scherzer con más frecuencia.

Scherzer, de 34 años, efectuó 109 lanzamientos en 7.2 innings de labor el jueves ante Nueva York. Abanicó a 12 bateadores en dicho partido, fijando un récord de la franquicia de ponches en un Día Inaugural. Incluso se le permitió batear en el séptimo inning con dos outs y Washington en desventaja, pese a que ya había hecho 93 pitcheos.

Los Nacionales aspiran a llegar en la postemporada y Scherzer será una pieza clave de dicho objetivo. No obstante, el club ha optado por no aprovechar el día de descanso que le brinda el calendario al veterano. Scherzer ha sido uno de los lanzadores más resistentes de Grandes Ligas, trabajando 200 innings o más en cada temporada desde el 2013. En ese tramo, Scherzer ha lanzando 1,320.2 innings de labor, más que cualquier otro pitcher de la Gran Carpa. En el segundo lugar se encuentra Corey Kluber, con 1,245.2 innings de labor.

Pero la decisión demuestra una actitud de urgencia de parte de Washington para comenzar la temporada. Los primeros 11 juegos del club son contra los Mets y los Filis, dos equipos que darían guerra todo el año en el Este de la Liga Nacional.