“Papa Francisco” llegó a Belo Horizonte para alentar a Argentina en el Mundial

papa cambios

BELO HORIZONTE, Brasil. “Vine desde Roma hasta acá para bendecir a los argentinos”, dice el “Papa” Alfredo Rodríguez subido a un auto en la puerta del búnker de la selección de Lionel Messi en Cidade do Galo, cerca de Belo Horizonte, antes del partido con Irán el sábado.

Vestido con una túnica blanca, gafas, un libro en una mano y una réplica de la Copa del Mundo en la otra, este imitador de Jorge Bergoglio se convirtió el viernes en la gran atracción para la prensa y los fanáticos en la entrada de la concentración argentina.

“Queremos ver a Messi. Mañana ganamos fácil 3 a 0”, dice a la gente Alfredo, de 70 años, oriundo de Mar del Plata (provincia de Buenos Aires) y que viajó a Brasil-2014 con familiares.

Su sobrino Ariel Martínez, que maneja el “Papamóvil”, cuenta que su tío “se disfraza siempre”.  “El sábado va a ir así a la cancha. Tenemos entradas justo atrás el banco de suplentes de Argentina”, explica.

Como ocurrió con Rio de Janeiro el pasado fin de semana en el debut con Bosnia, decenas de miles de argentinos comenzaron a llegar a Belo Horizonte para el choque ante Irán en el Mineirao, una invasión recibida con los brazos abiertos pero también con vigilancia por las autoridades.

Uno de los lugares de reunión de los hinchas es Cidade do Galo, el centro de entrenamiento del Atlético Mineiro ubicado junto a una de las rutas de acceso a Belo Horizonte a 25 km de la ciudad.

Todos se detienen allí para hacerse fotos y mirar de cerca la concentración que alberga a Messi y compañía, y que es custodiada por la policía militar.