Hay mejor recuperación del oro pero no durará

20_08_2015 HOY_JUEVES_200815_ Economía6 E

Los inversores se mantuvieron bajistas para el oro antes de su mayor recuperación desde junio, dejando pasar lo que podría constituir, según predicen algunos analistas, el último de los buenos tiempos para los alcistas.

El lingote de oro subió la semana pasada después de que China devaluó su moneda, agitando los mercados globales y aumentando el atractivo de los activos de refugio. No obstante, algunos de los mejores pronosticadores para el metal consideran que los aumentos de precios se desvanecerán. John Paulson, el multimillonario gerente de fondos de cobertura, reveló el viernes que en el trimestre pasado recortó sus tenencias del producto cotizado en oro más grande del mundo por primera vez en dos años.

Los gerentes de cartera han mantenido una posición neta corta en el oro cuatro semanas consecutivas, después de volverse bajistas en julio por primera vez en los registros gubernamentales estadounidenses que se remontan hasta 2006. Los precios se encaminan hacia la racha más prolongada de pérdidas trimestrales desde 1997.
“Antes de la medida del gobierno chino, no se encontraba a nadie que tuviera un argumento alcista”, dijo Dan Denbow, gerente de cartera en el USAA Precious Metals Minerals Fund por US$700 millones.

Posición corta. En la bolsa Comex, los futuros del oro avanzaron 1,7 por ciento la semana pasada hasta US$1.112,70 la onza en Nueva York, el mayor aumento semanal desde mediados de junio. El índice MSCI Mundial de títulos y valores cayó 0,4 por ciento y el Bloomberg Dollar Spot Index perdió 0,3 por ciento. El Bloomberg Commodity Index cayó 0,1 por ciento, una sexta pérdida consecutiva y la caída más prolongada desde enero. Los futuros del oro sumaron 0,3 por ciento hasta US$1.115,50 el lunes.

Los especuladores mantenían al 11 de agosto una posición neta corta en el oro de 2.794 contratos de futuros y opciones, según datos de la Comisión del Comercio en Futuros sobre Mercancías publicados tres días más tarde.

Los inversores están desairando a los metales preciosos en la medida que una economía estadounidense fuerte está llevando a la Reserva Federal más cerca de elevar las tasas de interés, lo cual reduce el atractivo del oro dado que este no paga interés. La inflación baja, una recuperación de los títulos y un dólar más fuerte también incidieron en los precios, que a fines de julio alcanzaron el nivel más bajo desde 2010.

Los gerentes de cartera han mantenido una posición neta bajista, pero recortaron sus apuestas a bajas en el precio por tres semanas consecutivas, la racha más prolongada desde febrero.

“Hay un sentimiento de que esto es extremadamente negativo, de modo que cualquier recuperación puede llegar a ser razonablemente fuerte”, dijo Day. “Lo que hizo China es iniciar otra batalla en la actual guerra cambiaria. En estas guerras, solamente puede haber un ganador, que es el oro”, agregó.