Héctor Julio Ávila: “El Papá de los cubanos”

Héctor Julio Ávila: “El Papá de los cubanos”

Primitivo Cadete entrevista a Héctor Julio Ávila.

Se convirtió en el primer boxeador no cubano en ganar medalla de oro en el prestigioso torneo Córdova Cardín (1993), donde venció a dos rivales de esa nación

Aunque su paso por el equipo olímpico de República Dominicana fue relativamente corto, poco más de tres años en el nivel superior, el boxeador Héctor Julio Ávila rápidamente se convirtió en el “terror” de los boxeadores extranjeros, sin importar si eran cubanos o de cualquier otra nacionalidad.

“El Papá de los cubanos” fue el mote con el cual era identificado el nativo de La Romana, debido al gran dominio que ejercía frente a los púgiles de Cuba, quienes, para entonces, eran los que gozaban de mayor respeto mundial encima del cuadrilátero.

Héctor Julio Ávila ganó dos medallas de plata, una mundial y otra continental, pero en ningún caso perdió en disputa por el oro.
Foto Carlos Alonzo

“Realicé diez peleas contra ocho boxeadores cubanos, gané nueve y perdí una”, recuerda Ávila, cuyo estilo de combate provocó admiración no solo entre sus compatriotas dominicanos, sino a nivel internacional.

“El único cubano del cual perdí, ya le había ganado en su mismo país, Cuba, por lo que me retiré con el récord de haber derrotado a todos los cubanos que enfrenté”, añadió.

Durante los primeros años de la década del 1990, Ávila fue la cara del boxeo olímpico dominicano y uno de los principales rostros del deporte de su país.

Se convirtió en el primer boxeador extranjero en ganar una medalla de oro en el prestigioso Torneo Córdova Cardín de Cuba, cuyo nivel competitivo era considerado superior al de un mundial, por tratarse del único evento en el que para subir a lo más alto del podio había que derrotar a más de un representante cubano.

“Le gané a dos cubanos en el mismo torneo”, expuso Ávila en referencia al Córdova Cardín del 1993, donde le ganó al local Waldemar Font, quien fuera campeón mundial, y luego superó a Raúl González, ganador de medalla plata en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992.

Peleas épicas

Font y Ávila protagonizaron dos combates, con división de honores. El primero fue en el Córdova Cardín del 1993, donde el dominicano bajó con el triunfo por puntuación de 22-21.

Dos meses después, en el mundial del mismo año en Tampere, la victoria se la acreditó el cubano por 11-9. “Esta fue mi única derrota contra un cubano, pero ya le había ganado anteriormente”, apuntó Ávila.

Los rivales cubanos

Además de Font y González, Ávila registra victorias sobre los cubanos Raúl Ramos, Orlando Asencio, Joandry Reyes, José Jorge y Geovannys Sánchez.

Subcampeón mundial

El criollo es el primer dominicano en llegar a la final de un Mundial de Boxeo Juvenil fuera del país, cuando en Lima 1990 empató en disputa por el oro y se quedó con la plata.

Le invitamos a leer: Inabie promete arrancar el año escolar con cero deuda

Publicaciones Relacionadas