Hermanas Mirabal está de rodillas ante azote delincuencia

28_03_2017 HOY_MARTES_280317_ El País9 A

RAFAEL SANTOS
periodista_rsantos@hotmail.com

VILLA TAPIA.- La provincia Hermanas Mirabal continúa de rodillas ante los hechos delictivos, en los que en las últimas semanas personas han perdido sus vidas, y se han producido más de 20 atracos a mano armada, sin que hasta la fecha se conozcan acciones tendentes a minimizar el flagelo.
Ante esta situación, ha habido encuentros entre autoridades y miembros de la sociedad civil en los municipios de Salcedo, Villa Tapia y Tenares, donde se ha pedido a “gritos” dar respuestas y claras señales, ya que según los empresarios y comerciantes han estado enfrentando pérdidas cuantiosas ante lo que consideraron el peor drama que vive esta zona en toda su historia.

Recientemente y en un hecho que consternó a la sociedad mirabalense, fue asesinado en la comunidad de Rancho al Medio y en medio de un atraco por individuos a bordo de una motocicleta el anciano Emilio Santos de 80 años de edad, mientras que esa misma noche resultaron tiroteados, varias personas.

De acuerdo con la versión dada a este medio por el hijo de Emilio, el señor Juan Daniel Santos, de 54 años, tanto él como su padre se trasladaban a pie por la cercanía del llamado “Puente de las Rosas”, próximo a la entrada de El Rancho, cuando dos individuos a bordo de una motocicleta marca CG, y con chalecos y botas militares, los encañonaron para quitarle un pequeño bulto donde llevaban ropas y objetos personales.
De igual manera y por la misma, individuos a bordo de una yipeta de generales desconocidas provocaron heridas a siete personas y cargaron con más de 700 mil pesos, producto de la venta del día del “Súper Mercado Elvis”.

Los heridos fueron Elvis Hernández Paulino, Domingo Camilo Sánchez, Geraldo Antonio Gil, un niño de 13 años, Joelvis Hernández, Gina Tavares, Aracelis Correa y Omar Hernández.
Ante los constantes reclamos, el fiscal, Viterbo Cabral, llamó a la población a sumarse a las autoridades y unificar criterio para minimizar a su máxima expresión la ola delincuencial.
Como consecuencia de la alta tasa de delitos, el jefe del Comando Regional del Nordeste, general Ciriaco Núñez, se reunió con las autoridades de la provincia y fue dispuesta la remoción del coronel Ramón Hernández Peralta y nombrado su par Antonio Bautista Piña. Fue reforzado el destacamento con 15 nuevos efectivos policiales.