Herpes labial y la llegada del verano

La ingesta de vitamina C, disminuye estos brotes, así como evitar el estrés

El herpes labial es producido por el virus del herpes simple, generalmente el paciente tuvo una infección primaria en su infancia, que incluso pudo pasar desapercibida y/o relacionada con los padres a otro tipo de enfermedad. Es el herpes más común y de fácil propagación si no se toman las medidas necesarias.

Las lesiones herpéticas labiales se pueden describir como pequeñas vesículas llenas de un líquido claro, que se revientan y ulceran entre dos y cuatro días, este líquido es el que contagia, más tarde en esa área aparecen costras que no deben ser tocadas. Todo este proceso tarda alrededor de diez días, el mismo es muy doloroso e incómodo para el paciente.

Los primeros síntomas antes de aparecer las vesículas son picazón y ardor alrededor de los labios y la piel. Estas lesiones además de los labios pueden ubicarse en el resto de los tejidos blandos de la cavidad oral.

La frecuencia con que estas lesiones aparecen, varían de un paciente a otro, hay pacientes portadores del virus que este se mantiene inactivo durante toda la vida, sin embargo, otros pacientes prácticamente mensual padecen de una lesión herpética.

Estas lesiones están íntimamente ligadas al stress, deficiencia alimenticia, baja respuesta inmunológica, exposición a altas o bajas temperaturas, exposición al sol, embarazo, ingesta de algunos alimentos específicos.

Durante el verano debido a que aumentan las actividades al aire libre y la toma de baños de sol, es común ver en la consulta pacientes con herpes labiales. Como medida preventiva la ingesta de vitamina C, disminuye estos brotes así como evitar el stress y mantener una dieta balanceada. Ante los primeros signos y síntomas de aparición de un herpes labial, es importante aplicar hielo en el área para disminuir el tamaño de la lesión, luego debe mantenerse limpia la zona para evitar contaminación, no tocar las vesículas y costra, con el objetivo de prevenir la propagación del virus, lavarse las manos frecuentemente, reduciendo así el riesgo de que otras partes del cuerpo sean afectadas, como son los ojos. El descanso en un factor determinante en una rápida recuperación.

La colocación de vaselina u otra crema labial humectante disminuye las posibilidades de que aparezcan fisura en los labios, de igual manera es recomendable ingerir frutas y alimentos frescos y fríos que disminuirán las molestias. Estos episodios suelen ser muy dolorosos y acompañados de fiebres, es importante que consulte al médico, él le dará las indicaciones a seguir , hoy gracias a los avances tecnológicos y científicos se cuenta con los medicamentos antivirales, tanto en aplicaciones tópicas como sistémicos; el uso del láser disminuye significativamente los malestares y el tiempo de duración.