Herramienta de desarrollo

Las distintas instituciones del Estado han formulado sus solicitudes de asignación de fondos con cargo al Presupuesto de Ingresos y Ley de Gastos Públicos para el año 2005.

La Secretaría de Estado de Educación, por ejemplo, ha solicitado una asignación de RD$19,050,413,962, es decir, RD$7,279 millones más que lo asignado para el presente año.

Todo presupuesto es, en su esencia, una proyección de ingresos e inversiones para cubrir tanto las obligaciones fijas administrativas como la continuación de planes en marcha y la ejecución de nuevos. Todo, por supuesto, concebido bajo la premisa de que el presupuesto ha de ser, en todo momento, una herramienta para generar progreso, desarrollo.

En todo momento, pero sobre todo en las circunstancias actuales, el progreso del país, su desarrollo económico y social, dependerá directamente del grado de desarrollo integral de su gente. En la medida en que la gente tenga acceso a una educación de óptima calidad y a una preparación técnica que le adapte a los reclamos del mundo moderno, estará en condiciones de aportar para el desarrollo del país en términos competitivos.

El papel de la educación ha sido siempre decisivo en la suerte de los pueblos, pero ahora, con la apertura de mercado y los nuevos esquemas de la economía, y con la competitividad como concepto mágico que abre o cierra las puertas de los mercados, la connotación de ese papel cobra dimensiones aún más importantes y delicadas.

-II-

Nos hemos ocupado esta vez del tema de la educación no sólo porque la cartera en cuestión haya solicitado una asignación presupuestal que sobrepasa en siete mil millones la del presente año. El monto y su aumento relativo no son, por ahora, la médula de nuestro interés.

En todo caso, el aumento solicitado podría estar asociado con los planes oficiales de formular una revisión de la Educación y de fomentar, inclusive, la adopción del instrumento que en Estados Unidos se conoce como “Community College”, que están adscritos a los planteles secundarios y que permite a los estudiantes obtener certificados no universitarios en disciplinas que les permiten insertarse al mercado productivo.

Precisamente cuando hablaba de los “Community College”, el Presidente Leonel Fernández citó el hecho de que en el país, a pesar de haber un 17% de desempleo, hay en realidad demanda de empleados, pero hay déficit de gente preparada para asumir las posiciones.

Si la asignación solicitada es concedida, y si se la emplea para darle relevancia al aspecto cualitativo, la secretaría de Educación podrá jugar un papel estelar en la construcción de un mejor porvenir, sobre la base de mejorar la preparación de la gente.

Educación tiene previsto destinar RD$1,771.3 millones para aumentar en un 20% los salarios de sus empleados. Suponemos que en el nuevo presupuesto también hay consignadas partidas para mejorar la preparación de los docentes, de manera que puedan responder a los esquemas correspondientes a las transformaciones que se anuncian. Al margen de montos presupuestarios, Educación tiene en sus manos, sin lugar a dudas, una cuota importante en la construcción de un mejor porvenir para los dominicanos.