Herrera, víctima de su carácter incendiario tras triunfar en la Copa Oro

miguel-herrera_ysrx4i1ekmsh13yhzzplf4fxi

México. El entrenador mexicano Miguel Herrera pasó del cielo al infierno en solo un momento al ser despedido del ‘Tri’, inmolado por su carácter incendiario que contuvo solo por 21 meses para brillar en el Mundial de Brasil 2014 y ganar la Copa Oro 2015.

Alcanzó el cielo en noviembre de 2013 al rescatar el boleto al Mundial y se mantuvo varios meses en la cima al consolidar a México como una de las sorpresa de Brasil 2014, además de hacerse famoso por sus peculiares formas de celebración. El infierno de su carácter terminó por devorarlo este lunes, al atacar con un puñetazo al periodista deportivo de Televisión Azteca Christian Martinoli, en un incidente que le provocó el despido como entrenador de México.

En estos 21 meses, Herrera le inyectó al ‘Tri’ una fuerte dosis de entrega y mantuvo una apertura con la prensa que provocó el hartazgo de su presencia en la publicidad de una docena de anunciantes, incluidos socios de la selección. El título que ganó con el América en el Clausura 2013 y la final que jugó con el mismo equipo en el Apertura 2013, le valieron para ser llamado a dirigir la repesca ante Nueva Zelanda y lograr el cupo al mundial.

Conocido como ‘Piojo’ desde sus tiempos de futbolista, Herrera fue un jugador de cualidades físicas, de dureza extrema y un carácter explosivo que le costó quedar fuera de la selección en el Mundial de 1994. Famoso por sus más de 200 trajes lujosos y criado en el popular municipio de Nezahualcóyotl, Estado de México, Herrera ha sido protagonista de grandes broncas, como la batalla campal que su equipo tuvo con la selección de Jamaica en un amistoso de 1997.

Ya como entrenador, todos recuerdan su pleito verbal con el técnico portugués Pedro Caixinha, del Santos Laguna, con quien casi llegó a los golpes durante un partido del Apertura 2013.