Hezbolá lanza misiles de mayor potencia a Israel

http://hoy.com.do/image/article/235/460x390/0/571DD65B-0768-4FAA-A346-2CDD979EB955.jpeg

TIRO, Líbano (AP).- Jezbolá dijo haber estrenado un nuevo tipo de cohete ayer, que, sin causar víctimas, alcanzó su máxima profundidad en territorio israelí en los 17 días que lleva el conflicto. Por su parte, Israel intensificó sus ataques de artillería y aviones contra posiciones de Jezbolá en el sur del Líbano, con un saldo de por lo menos 38 muertos, dijeron fuentes oficiales.

Las autoridades libanesas indicaron que aproximadamente 12 civiles murieron en los combates del día, e Israel dijo que mató a 26 milicianos.

En tanto, el secretario general de la ONU, Kofi Annan, convocará a una reunión para el lunes de los países que podrían aportar efectivos a una fuerza internacional a emplazar en la frontera entre Líbano e Israel, dijo un vocero del organismo mundial.

El nuevo tipo de cohete disparado por Jezbolá al norte de Israel fue un Fajr-5 con una carga de 100 kilos, dijo la policía israelí.

Cinco de los cohetes cayeron en un campo abierto cerca de Afula, unos 50 kilómetros al sur de la frontera con el Líbano, sin provocar daños ni víctimas, y fueron identificados por especialistas de la policía. El Fajr-5 es uno de los más grandes del arsenal de Jezbolá, con un alcance de 70 kilómetros.

Jezbolá dijo en un comunicado que disparó un misil que llamó Jaibar-1, y la policía señaló que era la primera vez que un misil de este tipo alcanza a Israel. La mayoría de los cohetes disparados por Jezbolá eran Katyusha, con carga de 45 kilos.

El Jaibar-1 fue nombrado en referencia a una histórica batalla entre el profeta Mahoma y tribus judías en la península arábiga. Israel dijo que los nuevos cohetes eran en realidad misiles Fajr-5 de fabricación iraní.

“Con esto, la resistencia islámica comienza una nueva etapa de lucha, desafío y confrontación con la firme determinación y plena convicción en la victoria de Dios’’, dijo Jezbolá en un comunicado. Israel instaló una batería de cohetes Patriot que interceptan misiles en el norte de Tel Aviv para evitar posibles ataques.

Un cohete alcanzó también el hospital de Nahariya, aunque sin causar víctimas porque los 450 pacientes habían sido trasladados a cuartos subterráneos, según un vocero.

El ataque con cohetes de Jezbolá se produjo dos días después que el jeque Hassan Nasralá anunció por televisión que la organización iniciaría una nueva etapa de la batalla al llegar más allá de la ciudad de Haifa, alcanzada varias veces por el fuego letal de los cohetes.

Por otra parte las Naciones Unidas decidieron retirar a 50 observadores desarmados de sus puestos en la frontera y situarlos en las bases de sus fuerzas de paz para su protección. Un ataque alcanzó a una caravana de autos que evacuaba a los pobladores de una aldea, e hirió levemente a un periodista y su conductor.

El ejército israelí indicó que mató a 26 milicianos de Jezbolá en enfrentamientos el viernes en los alrededores del poblado de Bint Jbail en el sur de Líbano.

El poblado, un bastión del grupo guerrillero, ha sido escenario de algunos de los combates terrestres más intensos durante la última semana. El ejército no dijo si había habido muertos del lado israelí.

El ejército no informó de bajas israelíes, pero Radio Israel dijo que seis soldados israelíes fueron heridos. Jezbolá mencionó 35 bajas de guerrilleros.

En el 17mo día de la guerra, se realizaban gestiones diplomáticas en varios frentes, y los aliados presionaban a Washington para que acelerara los esfuerzos destinados a lograr una tregua.

Francia, Gran Bretaña y otros miembros del Consejo de Seguridad de la ONU están presionando a favor de una resolución que exija el cese inmediato de los combates y cree una fuerza que ayude al ejército libanés a imponer su autoridad en el sur del Líbano, actualmente controlado por la milicia islámica.

Fuentes diplomáticas dijeron que continuarían las discusiones durante el fin de semana y el consejo empezaría a discutir un proyecto de resolución la semana próxima. Sin embargo, antes de dar luz verde a una fuerza de la ONU o una fuerza internacional bajo su mandato, el Consejo de Seguridad tiene que saber si hay países dispuestos a enviar soldados.

Por eso, Annan ha resuelto llamar a una reunión de los países que podrían aportar a esa tropa, dijo la fuente de la ONU, que habló bajo la condición de anonimato.

La lista de invitados incluirá previsiblemente a los que aportan a la UNIFIL, la fuerza actual de la ONU en el sur del Líbano, y los 25 miembros de la Unión Europea, que ha ofrecido públicamente su ayuda.

La secretaria de Estado Condoleezza Rice, que asistía a una conferencia regional de seguridad en Malasia, anunció que regresaría al Medio Oriente, luego de sus visitas al Líbano e Israel a principios de la semana.

La prensa israelí dijo que Rice llegará a Israel el sábado por la noche y se reunirá con el primer ministro Ehud Olmert el domingo. No hubo información oficial ni de prensa sobre si viajaría a Beirut.