Hieren hombre intentó huir después de ser sorprendido “cargado” de coca

http://hoy.com.do/image/article/487/460x390/0/C42F6AB8-0E3E-4FFE-8C01-75759040E79F.jpeg

La Vega.- Un distribuidor de narcóticos resultó herido de bala al intentar fugarse después de ser detenido junto a otros dos hombres por la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD), institución que lo sorprendió en un punto de venta de estupefacientes cuyo control se atribuye en un sujeto que está prófugo.

El herido fue identificado como José Miguel Salcedo Fernández, alias Coti;  quien intentó escapar del recinto de la DNCD aquí cuando el personal que lo detuvo le quitó las esposas para registrarlo en el sistema criminológico, oportunidad que este aprovechó para emprender la huida, obligando a los agentes a perseguirlo.

Los otros dos detenidos son Jeovanny Francisco Peña Tavarez y Atahualpa Rosario Núñez García, ambos sorprendidos junto a Salcedo Fernández en la calle principal del sector conocido como El Tengue, zona donde se atribuye a un tal Pepe tener control del mocrotráfico. Esa persona es buscada para someterla a la justicia.

A los tres individuos les fueron ocupadas 35 porciones de cocaína que pesaron 10.7 gramos, de acuerdo a un comunicado emitido por la Inspe3ctoría del DNCD en esta ciudad, información refrendada en Santo Domingo por el portavoz de la institución, el periodista Roberto Lebrón.

Salcedo Fernández recibió un disparo en la parte baja del tórax, con orificios de entrada y salida, que le mantiene recluido en un centro médico local. El herido está fuera de peligro, de acuerdo al diagnóstico dado a conocer por el centro asistencial donde se encuentra el imputado, bajo la vigilancia de rigor.

Otros arrestos realizados por la DNCD en esta ciudad fueron los Francisco Hiciano Núñez, alias Tilapita; Johan Antonio Guwerrero Báez, Erick Manuel Guerrero Vargas yJosé Alberto castillo Cruz, apodado Moreno. Esos individuos, de acuerdo a la DNCD, dirigían puntos de venta de narcóticos en distintos lugares.

Hiciano Núñez, por ejemplo, operaba en la calle principal del sector La Esperanza, en tanto que Guerrero Báez y y Guerrero Vargas tenían su centro de operaciones en la calle Los Corralitos del denominado Barrio Cachaza. Castillo Cruz vendía narcóticos en la comunidad de Jima Abajo.