Hijos productores agropecuarios no quieren seguir en el campo

Dibujo

El relevo generacional en el sector agropecuario atraviesa por una crisis, debido a que a los hijos de los productos no les interesa el campo, salvo algunas excepciones, de acuerdo con dirigentes del sector.

Para Pablo Contreras, presidente de la Asociación de Ganaderos de Monte Plata, el relevo generacional es un problema, “porque los muchachos quieran ir donde produzcan dinero rápido y el campo es lento, y en los últimos años hemos estado gritando mucho de lo mal que nos está yendo y eso no crea incentivo”.
Sostuvo que en el sector ganadero hay poco relevo generacional, porque los jóvenes no quieren estar en el campo, debido a que buscan un trabajo que les deje mayores ingresos y mayor comodidad.

En tanto, Juan Barceló, agroempresario de cítricos, sostuvo que hay poco relevo en el sector, “debido a que campo es difícil y los padres mandan a los hijos a educarse y muchas veces los hijos educados no vuelven al campo, porque la vida es dura”.

Señaló que el problema del campo no es de rentabilidad, sino que no hay nada seguro. Puso como ejemplo que una cosecha puede ser dañada por mucha lluvia o la sequía.

Mientras Wilfredo Cabrera, presidente del Consejo de Directores de la Junta Agroempresarial Dominicana (JAD), señaló que se está trabajando en el relevo generacional.

Entiende que los hijos de los productores pueden seguir los pasos de sus padres si existe un horizonte claro en el sector agropecuario.

“En la medida que nosotros hagamos una producción segura, con un nivel de rentabilidad aceptable, nuestros hijos se inclinarán por la agricultura”, sostuvo.

Indicó que si viene una generación con maestrías en su gran mayoría, el sector agropecuario puede llegar a mejores niveles de eficiencia.

“Si hacemos lo que tenemos que hacer, si se hace una planificación Estado-productores y se avanza en la parte sanitaria y de inocuidad, el país va a avanzar y nuestros hijos estarán más entusiasmados de seguir en la agricultura”, dijo.

Salvador Estévez, presidente del Grupo Banamiel, es menos optimista sobre el relevo generacional en la agricultura y de entrada sostiene que a nadie le gusta ser agricultor.

Precisó que cada día hay menos agricultores y los hijos de los productores tal vez no sientan interés de continuar la vocación casi sacerdotal de trabajar en el campo.

“Soy partidario de que el niño pueda conocer una mata de plátano hay que dejarlo que la conozca para poder motivarlo e introducirlo a ese mundo de dificultades que es producir en el campo”, sostuvo.

El presidente de la Federación Nacional de Productores de Arroz, César Espaillat, dijo que el estímulo más importante es que los hijos de los productores vean que hay rentabilidad y esperanza en el sector.

Puso como ejemplo que tres hijos viven fuera del país y duda mucho que regresen para dedicarse a la agricultura.

Los representantes del sector fueron entrevistados en el XVII Encuentro Nacional de Dirigentes de la Junta Agroempresarial Dominicana (JAD).