Hípica por dentro

LUIS MÁRQUEZ

“EL HIPISMO, VOCABLOS Y EXPRESIONES”

(2 de 3)

Cuando llega a un fanático el dato, alguno de estos transmisores al recibir el rumor, si tiene algún contacto con los allegados al animal, ya sea jinete, entrenador, propietario, o mozo de cuadra, tratará de confirmar la primicia que a él le dieron. Entonces rápidamente lo discute con alguien que de caballo no sabe nada, pero que seguirá divulgando la información cuando alguien le pregunte un dato. Así el famoso dato correrá de boca en boca hasta más no poder. También existe la formula deducible a que son sometidos los ejemplares de cada carrera, por los pronosticadores hípicos. Quienes llegan a una conclusión más o menos parecida a la de los que han dado los datos, en cuanto a la opción de determinado ejemplar, lo que seguramente redundará en una menor información al fanático apostador que sigue a estos señores, entre los cuales se encuentran muchos fanáticos, que regularmente son aficionados al negocio del juego.