Hípica por Dentro. “DENOMINCACION DEL CABALLO DE CARRERA”

LUIS MARQUEZ

(6 de 6)
El calendario de carreras de Heber constituyó una nueva e importante iniciativa para solucionar los problemas expuestos, a partir de 1753 informó sobre las carreras y proporcionó planillas en las que, utilizando una columna vertical, los criadores debían consignar todos los datos inherentes a su producción. En forma continuada, por línea y columna debía especificarse el año, y día en que la yegua había sido cubierta, el nombre del semental empleado, sus antecedentes genealógico y toda información que facilitara su individualización con datos similares referentes a la yegua madre, fecha de nacimiento de la cría especificación de su pelaje, marcas y señas y de todo otro de interés a criterio del criador.
El sistema Heber, notable por haber concretado la posibilidad de consignar ordenadamente tan importante información, tenía el inconveniente de que asumía un volumen de tan exagerado que le restaba practicidad. Ello afectó su utilización, que no llegó a generalizarse, si impedir que constituyera un valioso antecedente para quienes lo sucedieron en la búsqueda de soluciones.