Hípica por dentro: “RECORDANDO TODA UNA LEYENDA DE LAS BRIDAS”

Luis Márquez

(2 de 3)
Pero el Handicap de la Américas no fue el único gran clásico que Alejandro Bravo ganó, pues también triunfó cinco veces el clásico Copa de Oro, el de mayor distancia, montando a Liana, El Misterio, Gitanillo,, Stringtown Boy, y Scripwriter, aparte del Derby Mexicano, con Tizoe, hijo de Tardado, entre otros muchos clásicos. Desde luego el caballo que más recuerdos trae es Tardado, un gran caballo propiedad de Don Alfonso Vaca y criado por el licenciado Federico Medrano. Otro que también se recuerda es Fling Disc., norteamericano del Rancho El Refugio.
También se recuerda, cuando Alejando Bravo, montó en el hipódromo Del Mar, en California, en el 1950, participando en siete competencia ganando dos de ellas, regresando a México, porque había dejado contratos firmados con el Rancho El Refugio y había que cumplirlo. Alejandro comenzó montando en su natal Chile en el año de 1937 y se mantuvo en actividad en México hasta el 1968 cuando se retiró. Luego estuvo galopando por algún tiempo y en 1970 pasó a ser Juez.