Hípica por dentro

“ENSEÑAR A UN CABALLO A USAR SUS MANOS”

Cuando un caballo está galopando, largo o corriendo, su cuerpo se mueve en un ligero ángulo con la dirección en que corre. Esto ocurre porque un par de sus miembros (una mano y una pata) del mismo lado de su cuerpo están avanzando más lejos, o “están más adelantados” del al otro lado del cuerpo. Si la mano y la pata izquierda son las que se adelantan más, el caballo se mueve a la “mano izquierda”. Cuando camina a la “mano derecha” la mano y la pata derecha avanzan más hacia delante. Si una mano y la pata contraria son las que dirigen, el caballo va “cruzado”. Esta es una acción incomoda. El ir a la mano correcta es muy importante cuando el caballo galopa en círculo o cuando da vuelta muy cerrada. Los trenes que van en la parte interna del circulo son los que lo dirigen. Un caballo por naturaleza saldrá con la mano correcta o cambiará de mano cuando corre libremente, pero no lo hará cuando lleva una montura y un jinete. En las pistas de concursos las reglas para juzgar ponen mucho énfasis en el hecho de que el caballo vaya a la mano correcta en el momento de su actuación.