Hípica por dentro: “ALIMENTACIÓN Y ALIMENTOS”

Luis Márquez

“ALIMENTACIÓN Y ALIMENTOS”

(3 de 4)

Ser dueño de caballo es una responsabilidad al igual que un placer. Cumplir con esa responsabilidad y saber que lo está haciendo bien puede ser una de las recompensas más grande de ser propietario de caballo. Ahí es donde entra la alimentación correcta. Pero para los caballistas profesionales, el alimentar a un caballo es más bien un arte y no una ciencia. La mayor parte de lo que se sabe de la nutrición del caballo está basada en observaciones de las prácticas de crías. Los caballos han sido alimentados más o menos bien durante siglos por medio de conjeturas; y, algunas de las raciones que han tenido que consumir son inauditas para la mayoría de los caballistas del Hemisferio Occidental, donde tradicionalmente se ha asociado a la nutrición del caballo con paja o forraje y grano. Aún hoy en día, los caballos de varias partes del mundo son alimentados con cosas como caldo seco, hoja de uva, retoño de bambú, etc. Lo asombroso de todo esto es que sobrevivan comiendo todas esas cosas que no tienen una cantidad de proteínas que les permita seguir manteniendo.