Hípica Por Dentro. “CUIDADO CON LAS NARICES ROSADAS”

Luis Márquez

(1 de 3)

El tiempo caliente del verano puede ser duro para un caballo, pero para los caballos de color claro y especialmente para los caballos con las narices rosadas puede haber un problema adicional único. En un día soleado de agosto, Patches, el claro rosillo castrado, llegó corriendo a la pradera echando atrás la cabeza y embistiendo contra la cerca y los arbustos. Por costumbre es un caballo calmado y amistoso, pero ese día no quería que se le tocara y estaba obviamente en tensión. Mientras se les observaba se quedó quieto de repente y empezó a ponérsele un morado alrededor de su nariz rosada y de su ojo azul. Los que lo observaban, habían leído mucho acerca de la cianosis en historias detectivescas y empezaron a pensar en venenos y embolias mientras telefonearon al veterinario. Para cuando llegó la ayuda, Patches tenía la lengua hinchada, estaba anormalmente quieto y obviamente sufriendo. El veterinario no estaba seguro de su diagnóstico y no era muy alentador su pronóstico. De lo único que estaba seguro era de teníamos un animal muy enfermo. Se administraron al caballo inyecciones de un antihistamínico y de cortisona. Una hora más tarde, cuando el sol bajó, la medina haber hecho su efecto y otra vez el caballo estaba pastando. Ya no se estaba morado alrededor de la nariz y de los ojos. Estas áreas estaban ahora y escurriendo. Se veía peor pero obviamente se sentía mejor.