Hípica Por Dentro. “EL CABALLO DE CARRERA EN JAPÓN”

Luis Márquez

(2 de 12)
En las expediciones que se sucedieron pueden haber llegado caballos de origen español al actual territorio del Japón, sin alcanzar la cantidad suficiente para gravitar en la raza primitiva que conservó sus condiciones y aptitudes iniciales, aunque soportando la influencia de zonas poco propicias para la cría y evolución del caballo, para carecer de buenas pasturas naturales y estar sometido a violentos cambios climatológicos. Por otro lado, es interesante recordar que a partir de las primeras décadas del siglo XVIII el ambiente fue progresivamente hostil hacia el europeo y cesaron de arribar barcos portugueses y españoles hasta producirse el aislamiento que imposibilitó el ingreso de caballos a través de nuevas empresas colonizadoras.
Consecuentemente el caballo que se multiplicó en Japón mantuvo sus aptitudes originarias, exhibiendo reducida alzada, limitado desarrollo y temperamento nervioso.
Fue en base a ese caballo que los señores feudales armaban guerreros que protegían sus dominios y se desplazaban en sus viajes. Los fanáticos de la hípica siempre se han interesado en las informaciones sobre la raza de los ejemplares japoneses, por su calidad y las actividades que realizan.