Hípica vive capítulo extraño

7B_Deportes_15_1ASAS,p01

El ejemplar Cadeau de Alcalá (3), con una extraordinaria monta de Carlos de León, se despidió de este mundo un par de minutos después de haber conquistado galopando el Clásico Juan Pablo Duarte y la Triple Corona de la Hípica Dominicana.
Una vez cruzó la meta y en medio de la algarabía de los centenares de fanáticos que se dieron cita en el Hipódromo V Centenario el pasado sábado, el orgullo del Establo San Lázaro cayó tendido en la pista donde ganó nueve de diez carreras que realizó en su corta trayectoria víctima de un accidente cardiovascular.
Bien distante le escoltaron Power Boy (1) y My Brother Freddy (2), quienes arribaron segundo y tercero, respectivamente.
“Hoy Cadeau nos enseñó un mensaje muy importante. No importa cuán grande sea la victoria, al final no nos llevamos nada”, manifestó su propietario Alejandro Asmar al recibir el trofeo de campeón de manos de la licenciada Miguelina Gil, Gerente Financiera de la Comisión Hípica Nacional.

El doctor Asmar consideró que el agobiante calor y el hecho de que el nativo de tres años nunca había corrido a la distancia de dos mil metros, pudieron haber incidido para que resultara afectado de un infarto al miocardio. Cadeau De Alcalá había ganado el derecho de representar al país en la Copa Confraternidad del Caribe, que tendrá lugar en el Hipódromo Gulfstream Park, de Miami, en noviembre próximo. De paso se convirtió en el décimoquinto equino en ganar la Triple Corona de El jinete De León La cartelera arrojó un dividendo de RD1,968.16 a los que acertaron con seis, más sus partes con cinco (RD$90.72).