Hispanos tras cargos Obama

WASHINGTON. AFP. A diez semanas del cambio de presidencia en Estados Unidos, los grupos de presión hispanos han empezado un intenso cabildeo para ocupar cargos en el gobierno de Barack Obama, al que apoyaron decisivamente para ganar las elecciones.

“No tenemos un sistema de cuotas, pero sí esperamos una representación de la diversidad en esta nueva administración y especialmente en el nuevo gabinete”, declaró a la AFP Janet Murguía, presidenta del Consejo Nacional de La Raza, la principal asociación de defensa de los derechos de unos 45 millones de hispanos en Estados Unidos.

Unos 10 millones de estadounidenses de origen latino acudieron a las urnas el pasado 4 de noviembre, un récord histórico. Dos terceras partes votaron por el demócrata Obama, otro récord que ayudó decisivamente a inclinar la balanza en estados como Nuevo México o Florida.

La victoria del demócrata negro desató la euforia entre las organizaciones que se han batido durante años para sacar adelante una reforma migratoria, y también el apresuramiento de algunos de sus líderes, que se están movilizando para respaldar a sus mejores candidatos. “Nadie está mejor calificado para servir como jefe de la diplomacia de nuestro país que el gobernador (de Nuevo México) Bill Richardson”, señaló esta semana un comunicado de la Agenda Nacional para el Liderazgo Hispano (NHLA).

El nombramiento de Richardson, de 60 años de edad, ex ministro, ex embajador ante la ONU y enviado especial en Irak, en Darfur y Corea del Norte, sería “un claro mensaje para los votantes latinos”, aseguró Murguía. Otros nombres que se manejan para cargos en la nueva administración son los del alcalde de Los Angeles, Antonio Villaraigosa, o el de Miami, Manny Díaz.

Federico Peña, ex secretario de Transporte en la administración de Bill Clinton, ocupa actualmente un cargo en el equipo de transición de Obama, aunque algunas fuentes descartan que esté interesado en ocupar un cargo. “Muchos líderes hispanos están como un poco ansiosos, porque la comunidad latina dio en gran parte su voto a Obama, y están esperando”, considera María Echaveste.

8,000 mil cargos

WASHINGTON. AFP. Los aspirantes a un empleo en la administración de Barack Obama pueden consultar la interminable, y a veces rocambolesca, lista de unos 8.000 cargos que quedarán vacantes con la llegada del nuevo presidente, pero deberán estar dispuestos a revelar todo su pasado. Entre los empleos puestos en juego se encuentran sobre todo el de arquitecto del Capitolio, un negociador especial para textiles que responde al presidente, un director de la comisión sobre la amistad entre Japón y Estados Unidos y un presidente de la comisión de mamíferos marinos. La grilla de salarios para los altos funcionarios va desde los 114.468 a los 221.100 dólares al año.

El puesto más modesto es un empleo a tiempo parcial de 571 dólares anuales para la comisión de investigaciones árticas. Según la oficina de publicaciones oficiales, que el miércoles publicó la lista en un libro de 209 páginas llamado el “Plum Book” (el Libro Ciruela), se vendieron 150 copias del documento y se encargaron otras 200 por internet en el mismo día del lanzamiento. Pero como revela este jueves el diario The New York Times, los candidatos deberán estar dispuestos a revelar todo sobre su persona y su familia al llenar un cuestionario de siete páginas con 63 entradas. Algunas preguntas se refieren al cónyuge, los hijos e incluso a las relaciones laborales del candidato.  “¿Alguna vez pagó una multa? Si es afirmativo describa las circunstancias”, señala . “¿Alguna vez fue detenido, condenado?”, “Enuncie una lista de denuncias por acoso sexual que fueron dirigidas contra usted”, agrega.