Historia del lanzamiento de una gaseosa

Salvador de Bahía,  Brasil. Crear un nuevo producto que logre posicionarse en el mercado y satisfaga las necesidades de los consumidores es un reto difícil para cualquier empresa, no importa el liderazgo que ejerza en el país que le sirve de plataforma.

Es un esfuerzo que puede prolongarse durante años, por razonen diversas: burocracia gubernamental, legislaciones,  preferencia de consumo de la población,  en fin… Tras bastidores la empresa en cuestión diseña un mundo exclusivo para el nacimiento de esa nueva marca, donde se llora y se ríe como si se tratara de un parto.  

Industrias San Miguel (ISM), empresa peruana creadora  de la  gaseosa Kola Real,  en su devenir  desde 1988 ha experimentado ambos sentimientos.

Hoy,  todo es júbilo, producto del éxito alcanzado con la internacionalización de su marca, que con diferentes nombres pero los mismos ingredientes -en determinados sabores como la cola- ha llegado a países como República Dominicana,  Chile y ahora el gigante Brasil.

Goob es la nueva estrella de sabor de la familia Añaños Alcázar, sus propietarios, y sobre su lanzamiento  hay una interesante historia que contar.

Más de tres años  por ingresar al noreste brasileño, específicamente a Alagoinhas, en Salvador de Bahía, un minucioso estudio de mercado, 25 millones de dólares invertidos en una moderna planta de procesamiento, embotellamiento y etiquetado, unos 7 millones de dólares  en publicidad fue el preludio para el gran lanzamiento.

La predilección por Salvador de Bahía y no otra zona del gigante Brasil, es  debido a que este lugar cuenta con una de las mejores aguas del mundo,   por lo que  no requiere de ningún procesamiento.

Periodistas dominicanos, peruanos y brasileños fueron invitados  con el interés de dar a conocer los pormenores. Goob, como bien explicaron sus altos ejecutivos, no tiene ninguna significación real. Más bien es el sonido onomatopéyico de cuando tomamos una bebida gaseosa, “goob, goob, goob”.  Se comercializa  en Brasil desde hace 15 días, con los sabores guaraná, cola, naranja y uva.

Zoom

Conquista de mercados

En nuestro  país, donde se instaló la primera planta fuera del Perú en el 2005, la empresa conquistó el 42.5 del mercado consumidor y fueron producidos y comercializados 210 millones de litros en 2011, cerrando el año con 88 millones de dólares en venta.

ISM en el Perú tiene el 30% de mercado en las zonas donde opera (norte Chico y el sur) lugares donde se han producido y vendido más de 200 millones de litros en el 2011, cerrando el año con ventas que superan los  80 millones de dólares. En Chile,  con sus distribuidoras  de bebidas  en Arica e Iquique desde el 2002 son responsables del 60%  de participación del mercado, siendo su principal producto agua Cielo, en este mercado al norte de Chile fueron comercializados 17 millones de litros de agua y de Kola Real, representando una facturación de 7 millones de dólares.

Una nueva planta

La  moderna planta inaugurada en Salvador de Bahía es la tercera  de ISM fuera de Perú. Según Maritza Grullón, gerente Comunicaciones RD; Marcos Ventura,  gerentes Comercial Bahía  y Guilhermes Soares, gerente general Bahía,   la planta tiene un área total de 80 mil metros cuadrados de los cuales 25 mil están construidos. Está compuesta de una línea de producción, soporte, mantenimiento, laboratorios, captación de agua y tratamientos de afluentes. La sala de jarabe  de la planta es de origen alemán, la línea de producción continua es francesa y el tratamiento de afluentes es holandés, uno de los más avanzados. La línea de producción  es completamente automatizada, desde el soplo de pets (botellas) hasta la finalización del proceso.