Histórica protesta acorrala a Pérez Molina

m2

Guatemala. EFE. Unas 30,000 personas participaron ayer en una manifestación histórica que exigió la renuncia del presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, que desde que fue acusado de corrupción el pasado viernes se ha quedado acorralado y sin apoyos, y más ahora que su inmunidad está en manos del Congreso.

“Basta ya de corrupción”, “Por dignidad y respeto, basta ya”, y “Presidente, renuncia ya” eran los mensajes más habituales en esta protesta ensordecedora en Ciudad de Guatemala que sin color político pedía, a una sola voz, la dimisión del mandatario.

Pérez Molina fue acusado el pasado viernes por el Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) de liderar la trama de corrupción aduanera conocida como “La Línea”. Por el caso han sido detenidas 27 personas, además de su exvicepresidenta Roxana Baldetti (2012-2015), en prisión desde el pasado viernes y a la espera de saber si será enjuiciada.

En el centro histórico de la capital, millares de personas llegadas desde diferentes sectores -estudiantes, empresarios, comerciantes, indígenas, maestros y campesinos- pedían a gritos y sin cansancio la salida del gobernante.

La plaza de la Constitución guatemalteca se pintó de azul y celeste, en honor a la bandera, y sin importar edad, color, religión y estatus, lamentaban que su país “no tuviera” presidente. “¡Presidente, renuncie ya!”, gritaba la multitud mientras agitaban banderas y hacían sonar a todo pulmón las vuvucelas frente al Palacio Nacional de la Cultura, donde funcionan el Ministerio de la Cultura y la Secretaría de Comunicación de la Presidencia, y que ayer permanecía cerrado.