Hogar de Ancianos sufre precariedades

http://hoy.com.do/image/article/54/460x390/0/B451AD94-55B2-459D-9179-3213D46BEB0E.jpeg

POR VICENTE SOBREVELA
La escasa subvención que recibe del gobierno, los constantes apagones unidos a época de altas temperaturas, constituyen una parte de los problemas que menguan la atención que necesitan los envejacientes que alberga el Hogar de Ancianos San Francisco de Asis.

Sor Angeles Garrido, explicó a reporteros de HOY que hace más de cuatro años no se aumenta la subvención por parte del gobierno, “y esa subvención que nos dan no es suficiente para cubrir las necesidades prioritarios, aunque con las ayudas de particulares, salimos hacia adelante gracias a Dios”.

Aunque señala que el gobierno envía a tiempo la subvención de RD$235.000 mensuales, esa suma no es suficiente para atender la población de personas que permanecen en asilo.

Actualmente hay una población de 140 ancianas y 170 hombres para un total de 310 envejecientes.

Relata que actualmente hay más de 200 peticiones de ingreso por parte de personas pobres que requieren su ingreso, pero debido a que no hay cupo están el lista de espera, “porque nosotros no podemos albergar a tanto gente por el espacio, primero y segundo por la poca subvención que tenemos para alimentarlos y darles atenciones médicos”.

Con relación a las atenciones médicas, el hogar de ancianos recibe una donación mensual de RD$10.000 en medicinas por parte del Programa de Medicamentos Asenciales (PROMESE).

“El calor crea problemas respiratorios a nuestros internados y de asma y todo eso, y nos afecta bastante, relató la directores del centro.

Los continuos apagones afecta, debido a que el consumo de combustible aumenta considerablemente ya que es necesario mantener refrigerados una serie de alimentos que se suministran diariamente a los ancianos.

“Hemos tenido meses, cuando los apagones se incrementan hemos gastado hasta RD$140.000 mensuales en combustible, debido a que se ha tenido que llenar dos veces por mes el tanque del gasoil”, relata Sor Garrido.

Otras de las precariedades que padece el centro lo constituye la falta de medicinas, ya que los envejecientes requieren un alto porcentaje en el suministra de medicamentos porque en la mayoría de los casos padecen de algún tipo de dolencia.

En sentido, general, relata Sor Garrido, “nosotros siempre necesitamos más apoyo, del gobierno y de cualquier institución”.

“Pero pese a las precariedades que en ocasiones pasamos, nosotros siempre estaremos agradecidos de toda la ayuda que nos ofrecen personas caritativas que se esfuerzan por hacer más viable la estadía en hogar”, relata la directora del centro.

Sobre las necesidades inmediatas que tiene el hogar argumentó “nosostros como prioridad tenemos ahora el arreglo del techo, porque es necesarios impermeabilizarlo, porque estamos llenos de goteras, y los materiales son muy caros y no podemos costearlo, aunque algo hemos hecho en ese sentido”.

Entre los aportes de importancia relata la donación del gobierno japonés que consistió en una cocina moderna y la rehabilitación del área donde se instaló, cuya aporte soluciona el problema más prioritario que tenía la institución.

Mientras que se queja de la poca ayuda recibida en especial de las legaciones diplomáticos que tiene recursos como los Estados Unidos, La Unión Europea o cualquier otro legaciones diplomática de importancia.

Sin embargo, agradece las colaboraciones privadas de Víctor Méndez Capellán a nombre ce VIMENCA, en metálico; del empresario Luis L. Corripio Estrada, en productos y otros aportes significativos.