Holanda se queda con el grupo B y deja a Chile con temor de chocar contra Brasil

HOLANDA-CHILE

SAO PAULO. AFP. Holanda ganó el grupo B del Mundial, tras vencer 2-0 a Chile, este lunes en Sao Paulo, dejando a La Roja en segunda posición y con un probable cruce de octavos contra Brasil si la anfitriona cumple en la llave A.  

Los autores de los goles fueron el centrocampista Leroy Fer (77) de cabeza y el delantero Memphis Depay (90+2) tras un letal contragolpe.

Con este resultado, Holanda suma nueve puntos y se queda con el Grupo B gracias a una campaña perfecta de tres victorias, mientras que Chile es segundo con seis puntos, con dos victorias y una derrota.

Si bien holandeses y chilenos ya estaban clasificados, los Tulipanes podrían evitar en octavos de final a Brasil, si el anfitrión cumple ante Camerún este lunes (20h00 GMT) y se clasifica como ganador del grupo A.

“Es una derrota que duele mucho porque queríamos ganar el grupo”, afirmó Mauricio Pinilla, delantero chileno, tras el partido.

Chile, al ser segundo, sufriría el trago amargo de jugar con la Canarinha con la que perdió en Francia 1998 y Sudáfrica 2010.

El domingo, Holanda jugará con el segundo del grupo A, que en teoría deberían ser México o Croacia (aunque también Brasil) en el estadio Castelao de Fortaleza a partir de las 13H00 locales(16H00 GMT).

Chile jugará en el Mineirao de Belo Horizonte con el primero del grupo A el sábado a las 13H00 (16H00 GMT).

Cerrojo tulipán. Holanda mostró su juego desde el primer minuto.

Cinco hombres atrás con los que esperó la presión chilena, que no le hizo el desaire a la propuesta Oranje y se hizo dueño del balón desde el arranque necesitado de un triunfo para ganar el grupo y tratar de evitar a Brasil.

“Holanda metió mucha gente, nueve jugadores o diez jugadores, detrás de la pelota, y cuando eran superados hacían falta”, se quejó, Jorge Sampaoli.

La cerrada propuesta de los tulipanes obligó a los chilenos a buscar con pelotazos el arco rival, algo complicado para la selección más baja del Mundial (1,75 m).

“Defendimos muy bien. Estoy muy orgulloso de cómo defendimos como equipo”, dijo Arjen Robben, la figura del partido.

La Roja se dio modos para tener su primera ocasión de peligro a los 12 minutos con un cabezazo de Vargas que se fue cerca del arco.

Ante la ausencia de Arturo Vidal, la estrella Alexis Sánchez se convirtió en el conductor del equipo.

Bajó a buscar la pelota al mediocampo, realizó jugadas de fantasía y tiro córners, y de uno de ellos, Chile puso en práctica una jugada de ‘laboratorio’ que Felipe Gutiérrez mandó por sobre el arco.

Pasados los 30 minutos de juego, Holanda se animó más a adelantar sus filas, siempre buscando la rapidez de Arjen Robben y la altura del equipo europeo que tras un tiro libre estuvo cerca de marcar con un cabezazo de Stefan De Vrij.

Nueve minutos más tarde, Robben logró un balón en el medio y emprendió una carrera en la que apiló defensas chilenos y cuando estaba en el área, el remate el salió cruzado y se fue fuera, en medio del ¡uffff! de los miles de chilenos presentes en el estadio.

Para la segunda parte, Holanda adelantó sus líneas, hizo jugar más a Wesley Sneijder y presionó a Chile, que con Jean Beausejour en la cancha en reemplazo de Gutiérrez, intentó sacar provechó del ala izquierda holandesa, pero sus compañeros se mostraron cansados y el rival más entero.

Rápidas contras. Los tulipanes se dieron cuenta de este detalle y apretaron a su rival con resultado óptimo a los 77 minutos cuando tras un centro, Leroy Fer aprovechó su envergadura física para elevarse y ganar en el salto a los chilenos, anotando la apertura del marcador.

Chile se fue con todo para lograr al menos el empate, pero recibió el golpe final a los 90+2 tras una nueva escapada de Robben, quien envió un centro tras una carrera por la izquierda que recibió el recién ingresado Memphis Depay, enterrando las ilusiones chilenas.