Holandeses votan hoy sobre Constitución

http://hoy.com.do/image/article/54/460x390/0/6871833D-74EF-4B56-AACC-F48D4642BA3E.jpeg

LA HAYA (AFP).- En la víspera de un referéndum crucial para Europa, los defensores de la Constitución continental hacían un último intento ayer martes para impedir la victoria anunciada del ‘no’ en Holanda, tres días después del abrumador rechazo francés al mismo tratado.

El último llamado lo lanzó el primer ministro holandés Jan Peter Balkenende, el martes en la noche, quien aseguró que “si quieren que la economía progrese, hay que votar ‘sí’. Un ‘no’, no está dentro de los intereses de Holanda ni en los intereses de Europa. El futuro de Holanda está en Europa”, recalcó.

El ‘no’ podría triunfar con 59 o 60% de los votos el miércoles, según dos sondeos publicados el lunes que no tienen en cuenta a los indecisos.

Un tercer sondeo otorga 51% al ‘no’, 37% al ‘sí’ y 12% de indecisos entre las personas seguras de que irán a votar.

En Francia, el ‘no’ obtuvo el domingo cerca del 55% de los sufragios.

Para tratar de invertir la tendencia, la mayoría de los ministros del gobierno de centro derecha dedicaron las últimas horas a distribuir folletos o a debatir sobre la cuestión.

La comisaria europea de Competencia, la holandesa Neelie Kroes, también se lanzó al ruedo y llamó a sus compatriotas a no seguir el ejemplo francés. “Francia no es el jefe de la Unión Europea”, dijo en el diario Volkskrant.

Además, los socialdemócratas (PvdA), principal fuerza de oposición, y los ecologistas (Groelinks, oposición) salieron a la calle para defender la Constitución.

“Mantengo la esperanza. Todavía hay indecisos”, declaró a la AFP uno de los jefes de filas de los socialdemócratas, el diputado Frans Timmermans.

Para el Telegraaf, principal diario del país, se trata sin embargo de una última “ofensiva desesperada” de los defensores del ‘sí’.

Los holandeses parecen decididos a rechazar el Tratado Constitucional en el primer referéndum de su historia moderna, en un gesto de desafío frente a la clase política en la que ya no confían, según los expertos.

La brecha entre los ciudadanos y los políticos es patente dado que más del 80% de los diputados holandeses apoyan la Constitución.

“Holanda no es tan diferente de Francia, sobre todo para el ‘no'”, subrayó el diario Volkskrant.

“El no en Holanda no está dirigido contra Europa sino contra una clase política considerada poco fiable que decepcionó a los ciudadanos con cuestiones como el euro”, explicó a la AFP Maurice de Hond, el director del instituto de sondeo epónimo.

La moneda única se ha convertido en uno de los principales temas de la campaña. La población holandesa no ha cesado de clamar su descontento frente a la subida de precios atribuida al euro. La confesión oficial, al comienzo de la campaña, de que la moneda holandesa había sido subevaluada en comparación con el marco alemán durante el paso al euro encolerizó a unos holandeses indignados por ser el mayor contribuyente neto al presupuesto europeo.

Los escasos sondeos cualitativos hablan también del miedo al ingreso de Turquía y a la inmigración.

“Desde Pim Fortuyn (líder de la extrema derecha populista asesinado en 2002), los holandeses se encerraron en sí mismos. Hay un miedo a todo lo extranjero”, explicó la belga Sophie Vanhoonacker, directora de la facultad de Estudios Europeos de La Haya.

El bando del ‘no’, que reúne a partidos tan diferentes como los protestantes ortodoxos, los populistas y el Partido Socialista, una pequeña formación de extrema izquierda, también dice temer una pérdida de soberanía.

“Holanda seguirá siendo Holanda”, declaró el lunes el jefe de filas de los democristianos, Maxime Verhagen, en un debate televisivo.

“Un ‘sí’ significa que Europa hablará de nosotros. Si votamos ‘sí’ podremos participar en los debates”, afirmó por su parte el primer ministro, Jan Peter Balkenende.

El referéndum no es vinculante pero la mayoría de los partidos indicaron que respetarán el resultado si la participación supera el 30%.

Si gana el ‘no’, Balkenende ya ha anunciado que no dimitirá. La oposición tampoco quiere comentar por el momento las consecuencias políticas.