Hombre y hongo acaban con rana

PANAMÁ. AFP.  Hace 40 años había millones de ranas doradas en Panamá, pero la acción del hombre y un superhongo han reducido la especie a menos de 3,000 ejemplares, por lo cual científicos del Instituto de Investigación Tropical Smithsonian (STRI) ensayan “un arca de Noé” científica para evitar su desaparición.  

En la década de 1970, millones de ranas doradas –una especie endémica  de Panamá– poblaban las quebradas  de Coclé, al oeste de la capital.   Sin embargo factores humanos y naturales la han diezmado: el comercio ilegal e indiscriminado de la rana para ser utilizada como mascota, la contaminación de las aguas y la pérdida de bosques, los cambios de temperatura y, finalmente, un hongo devastador.   “En los sitios donde se encontraba ahora mismo no se encuentra. Aparentemente está extinta de las áreas naturales”, dijo a la AFP Roberto Ibañez, director del proyecto de rescate y conservación de anfibios, un programa del SATRI, con sede en Panamá.   Según los expertos, en este país sólo hay 10 ejemplares de esta especie de color amarillo con motas negras, que no sobrepasa los 6 centímetros, y cuyo nombre científico es Atelopus zeketi.