Hombres habrían asesinado y descuartizado otro

Un hombre le habría pagado a otro para que llevara hasta su casa a un joven al que luego mató y con la ayuda de su cómplice  descuartizó y  lanzó los restos en contenedores de basura de los sectores Alma Rosa II y Villa Faro,  y en el vertedero de Cancino, en Santo Domingo Este, en venganza porque la víctima supuestamente tenía relaciones sexuales con un pariente suyo menor de edad.

 De acuerdo con la Policía, Dawrin Díaz Soler, de 43 años, de quien dijo cumplió una condena de 10 años en la cárcel de La Victoria por homicidio, y Rolando Arismendi Pérez (La Muerte), al que define como un peligroso sicario, admitieron al ser detenidos que mataron a Edwin Vladimir  García Alberti (El Jukia), de 38 años.

Indicó que el crimen  ocurrió  el 20 de julio y fue  detectado el tronco del cadáver cuatro días después.

Según la entidad,  Díaz Soler dijo que  contrató los servicios de Arismendi Pérez para que  llevara a su casa, del sector Villa Faro, a García Alberti, donde le apuñaló varias veces y luego, con la cooperación de “su cómplice” ayudante, descuartizó el cadáver.

El acusado supuestamente narró que luego utilizaron un carro propiedad de un  hombre identificado como el “Árabe”, para trasladar las partes del cadáver a los contenedores.

La Policía afirma que estableció que al momento de ser llevado  a la casa de Díaz Soler, la víctima iba en una motocicleta Honda C-50,  que  al día siguiente fue abandonada por los autores del crimen en las proximidades de la avenida Padre Castellanos, conocida como La 17.

Al ser cuestionado sobre el móvil del asesinato, Díaz Soler habría dicho que actuó debido a que existía el rumor de que  García Alberti sostenía relaciones sexuales con un pariente suyo  menor de edad.

 La Policía dijo que los detenidos serán sometidos a la justicia  para que se les conozcan medidas de coerción. Es el cuarto  descuartizamiento del que se tiene constancia este año.

A eso se suman las denuncias de residentes en el Distrito Nacional y la provincia de Santo Domingo, desde agosto del año pasado hasta ahora, de que  en siete casos se  han encontrado partes humanas en basureros.