Hombres se operan el pene para aumentar su autoestima

chinos

De los “cientos” de operaciones de penes que el doctor Tian Long practicó el pasado año en el hospital pequinés de Chaoyang, la más atípica fue una que se salió de la norma del joven chino. “Recientemente operé a un anciano de 76 años que había empezado a salir con una chica joven y quería complacerla”, reconoce Tian.

Consolidado el desarrollo económico y con un sector sanitario privado pujante, cada vez son más los chinos, de toda edad y condición, que optan por operarse el pene como una forma de dejar atrás sus complejos y mejorar su autoestima.

“La sociedad china es mucho más abierta ahora que antaño y los hombres ya no sienten vergüenza por someterse a este tipo de operaciones”, afirma el doctor Tian, del departamento de Andrología del Hospital Chaoyang de Pekín.
En los últimos años, la confluencia de factores como el progreso económico, los avances en el campo de la medicina y el aumento del número de hospitales privados ha provocado un auge sin precedentes de este tipo de intervenciones en el país asiático.
De hecho, según Tian, hoy por hoy China ya ha superado a Brasil como la primera potencia mundial en estética fálica, con una cifra de cirugías que supera las 10.000 al año, prácticamente el doble que hace 10 años.  Otros motivos por los que algunos chinos acuden al quirófano seon el fenómeno del “pene oculto”, la deformidad genital y los traumas asociados a problemas como la disfunción eréctil y la eyaculación precoz, puntualiza Zhang Zhichao, de la Universidad de Pekín.
“La cirugía plástica sólo restaura la apariencia a través del alargamiento, engrosamiento o corrección de la curvatura del pene, y la herida se cura en apenas una semana. Un mes después, los pacientes ya pueden volver a tener relaciones sexuales”, manifiesta el profesor Zhang.
Con todo, la presión social y el creciente número de clínicas ha disparado la demanda entre personas que no necesitan este tipo de cirugías, cuyo coste ronda los 15.000 yuanes (unos 2.230 dólares o 1.900 euros).  “Sólo los pacientes con pene pequeño congénito, malformación genital, traumas y enfermedades pueden someterse a estas operaciones”, aclara Zhang, quien añade que este tipo de intervenciones deben reducirse.
En este sentido, desde el Hospital de Chaoyang han impulsado un comité de gestión de salud sanitaria, encargado de fijar los límites para cada operación y que “pone especial atención” en la supervisión de los hospitales privados.
Por otro lado, muchos hombres en China confunden la cirugía estética, orientada a ensalzar y mejorar las prestaciones del órgano viril, con aquellos tratamientos dedicados a tratar la impotencia o la eyaculación precoz, lo que provoca malentendidos bastante desagradables.
“Antes de practicar la cirugía, los pacientes deben ser muy claros sobre cuál es su propósito, ya que la cirugía plástica no puede tratar la disfunción eréctil”, comenta Zhang, que subraya que una evaluación psicológica es fundamental para determinar si es o no necesaria una operación de estas características.
Sobre si esta tendencia se mantendrá con el paso de los años, el profesor Zhang tiene claro que sí, que las cirugías de penes aumentarán, “porque a todo el mundo le gusta la belleza”.

Un punto con el que coincide el doctor Tian, que el año pasado impulsó con el resto de sus compañeros de departamento un seminario para “entrenar” a profesionales de la medicina sobre cómo proceder en estas operaciones de cirugía estética, y que volverá a repetirse este 2019.