Hombres y mujeres de la prensa se han ido quedando sin empleos

Ocho medios de comunicación fueron cerrados en los últimos cinco años, período que dejó sin trabajo a más de 300 periodistas y otro personal de prensa, además de producirse decenas de cancelaciones de comunicadores en los medios que operan en la actualidad.

El 2003 fue catastrófico para el sector periodístico, al desaparecer los periódicos Ultima Hora, El Financiero, El Expreso y la revista Rumbo, así como la revista Ahora en el 2004. Previamente habían sido clausurados los diarios La Noticia, La Nación y El Siglo.

La situación actual es preocupante por el elevado desempleo entre comunicadores y fotógrafos de prensa, por haberse incrementado la escasez de plazas que ya existía desde antes del cierre de los diarios. La ausencia de oferta de empleos, inclusive para periodistas de alta calificación, ha motivado que muchos se desplacen a áreas desvinculadas de su profesión.

En ese sentido, el presidente del Colegio Dominicano de Periodistas (CDP), Héctor Luzón, dijo que el sector periodístico padece una de las mayores crisis de su historia, caracterizada por el cierre de diarios, cancelaciones masivas de periodistas, bajos salarios e inestabilidad en el empleo.

La preocupación de periodistas -indica- no es sólo luchar por mantener inalterable la libertad de expresión, así como el libre acceso a la información, sino tener puestos de trabajo que les garanticen cumplir sus obligaciones económicas y familiares.

Apunta que las cancelaciones de comunicadores se producen tanto en periódicos como en estaciones de radio y televisión, y agrega que periodistas que mantienen su empleo devengan salarios que en la mayoría de los casos no les permiten vivir una vida digna, empujándolos al pluriempleo, lo que mengua su calidad de vida.

[b]El Financiero[/b]

Tras el anuncio de que saldría a la luz pública un diario especializado con temas económicos, mucha gente pensó que éste reinaría por años, pero no fue así. El Financiero, que circuló por primera vez el 29 de enero de 2003, sólo permaneció por cuatro meses.

En la presentación del diario, el presidente de la Editora Listín Diario, Ramón Báez Figueroa, dijo que el nuevo producto nacía para ser una guía y que ofrecería una evaluación cotidiana de las condiciones económicas nacionales e internacionales.

El efímero diario, que circuló de lunes a viernes, era estándar, con 24 páginas impresas en papel color salmón y con portada y contraportada a color.

El Financiero, que no garantizó rentabilidad, tuvo como directores general y ejecutivo a Virgilio Alcántara y Frank Marino Hernández, respectivamente. Rafael Núñez Grassals, jefe de redacción, y los editores Wendy Soto, Leticia Ayuso y Rolando Reyes.

Una información aparecida en los diarios el 30 de mayo de 2003 sorprendió a muchos. Las páginas del primer diario especializado en economía se cerraron.

El Grupo Listín señaló entonces que tomó la decisión en vista de que no resultaba rentable para los requerimientos de este tipo de empresa.

[b]Ultima Hora[/b]

La tristeza se apoderó de periodistas, fotógrafos y otros empleados de Ultima Hora, cuando definitivamente se anunció el cierre del diario, fundado el 16 de marzo de 1970. El vespertino permaneció por más de 33 años ininterrumpidos.

Uno de los episodios más trágicos para la prensa fue el asesinato del jefe de redacción de ese diario, Gregorio García Castro, el 28 de marzo de 1973.

El 25 de abril de 1993, Ultima Hora promovió algunos ejecutivos y nombró a Ruddy L. González como director ejecutivo; Ricardo Rojas León, jefe de redacción, y asistentes del director a Juan Deláncer y Manuel Antonio Quiroz.

El día anterior, renunció como director de Ultima Hora, Aníbal de Castro quien Sirvió a la empresa por 13 años.

Rediseños, cambios de directores y adquisición de nuevos equipos mantuvieron a Ultima Hora en los años siguientes en una buena posición, pero el 2 de octubre de 2001 decidieron que fuera gratis.

La vida del rotativo llegó al final el 7 de junio de 2003, cuando circuló su última edición. Su jefa de redacción, Cándida Figuereo, que desarrolló allí una carrera de más de 20 años, y Roberto Lebrón, por más diez, y otros, no escondieron sus penas al enterarse de la noticia.

[b]Rumbo[/b]

Otras puertas se abrieron y dieron paso a la revista semanal Rumbo el 25 de enero de 1994, dirigida por Aníbal de Castro; Juan Manuel García, asistente del director; Osvaldo Santana, jefe de redacción, además, con Víctor Manuel Tejada, Ruth Herrera, Fausto Rosario Adames, Heriberto Morrison, Josefina Navarro y otros periodistas formando equipo.

La revista, que inició con 80 páginas impresas en papel satinado a color, tuvo entre sus colaboradores a Frank Moya Pons, Pedro Delgado Malagón, Melvin Mañón, José del Castillo, Juan Bolívar Díaz y Adriano Miguel Tejada.

El empresario Arturo Pellerano preside Omnimedia, empresa que lanzó a Diario Libre, el primer periódico gratuito, en mayo de 2001. Al grupo Multimedia pertenecía Rumbo.

Rumbo, que fue concebida con una diagramación moderna y de fácil lectura, se vendió en sus primeros años a RD$10. El primer número cubrió la semana del 23 al 29 de enero de 1994.

Durante 10 años de circulación, Rumbo marcó un hito en el país por sus reportajes especializados y su línea editorial.

En la columna Carta del Director, titulado “Se cierra un ciclo”, del 22 de diciembre de 2003, en Diario Libre, De Castro escribió que diez años fueron suficientes para probar otro periodismo, atrevido a veces, conservador otras, pero sí un esfuerzo permanente de apego a la profesionalidad.

Apuntó que razones de mercado, exclusivamente, “nos colocan ante la difícil situación de cesar la publicación de Rumbo”. Ese editorial también se publicó en la revista el 29 de diciembre de 2003.

En su último número, el 516, de esa fecha, figuraba, además de su director, un consejo editorial integrado por Margarita Cordero, Adriano Miguel Tejada e Inés Aispún, y como jefa de redacción, Elina María Cruz. Su tirada fue de 64 páginas, con un precio de RD$50.

[b]El Expreso[/b]

El nacimiento de El Expreso, diario gratuito, del grupo de Comunicación Listín Diario, tuvo gran acogida de parte de lectores que evidentemene aspiraban cada día a textos breves y concisos.

El tabloide, que circuló todas las mañanas de lunes a viernes en varios puntos de Santo Domingo y Santiago, apareció por primera vez el 16 de mayo de 2001,

Comenzó con una tirada de 100,000 ejemplares, distribuidos en las guaguas de la Oficina Metropolitana de Servicios de Autobuses (OMSA), carros públicos y puntos de alta concentración de personas, así como en centros comerciales y en empresas públicas y privadas.

Virgilio Alcántara, su primer director, fue presentado por el presidente de la Editora Listín Diario, Ramón Báez Figueroa, quien dijo que El Expreso era un concepto novedoso, resultado de estudios sobre la lectura de los periódicos.

Este quinto periódico del grupo Baninter, que cerró por asuntos económicos, tuvo su propia redacción y enriquecía su contenido con informaciones suministradas por El Siglo, Listín Diario y Ultima Hora.

Circuló por dos años y siete meses y cerró el 30 de diciembre de 2003. Ruddy L. González y Ramón Diloné ocuparon la dirección del periódico. Diloné permaneció en funciones hasta el cierre, junto a Cándida Figuereo, subdirectora, y Yoel Adames, jefe de redacción.

[b]Ahora[/b]

El 2004 inició con el cierre de Ahora, revista fundada y dirigida por Rafael Molina Morillo el 15 de enero de 1962. Había sido cerrada en 1989 y relanzada el 2 de mayo de 2000. Constituyó durante varias décadas uno de los más prestigiosos e influyentes medios de prensa.

Esta revista, que pertenecía al grupo de Comunicación Corripio, lanzó su último número, el 1,337, el 17 de febrero de 2004. En su editorial, titulado “¡Hasta pronto!”, señaló que la crisis económica que tan duramente afecta a todas las actividades nacionales en los últimos meses, ha arropado también a Ahora con su negro manto de silencio.

El editorial, de cinco párrafos, manifestó “que sea éste, pues, un ¡Hasta luego! y no un adiós. ¡Gracias a todos los que nos han apoyado en este tramo que concluye hoy!”.

En 1978, Molina Morillo vendió sus acciones a José Luis Corripio, porque se alejaría del periodismo y se dedicaría al servicio diplomático.

En los años 60 la revista fue objeto de varias agresiones, como un asalto al edificio el 15 de mayo de 1965, en el que asesinaron a dos empleados. Incluso las instalaciones y el local de Ahora fueron dinamitados.

En la década de los 80, la revista fue dirigida, además, por Radhamés Gómez Pepín y Bonaparte Gautreaux Piñeyro.