Homenaje a héroes ejecutados en la Hacienda María

http://hoy.com.do/image/article/671/460x390/0/34D1CF51-A50A-4745-953A-F63D1823B9BD.jpeg

Varias entidades conmemoraron ayer los 50 años del asesinato  de los  héroes del 30 de mayo en la Hacienda María,  Huáscar Tejeda, Roberto Pastoriza,  Pedro Livio Cedeño, Manuel Cáceres Michel (Tunti), Modesto Díaz y Salvador Estrella Sadhalá.

NIGUA, San Cristóbal.-  Familiares de  seis héroes del 30 de mayo ejecutados en la Hacienda María   de este  municipio   se quejaron ayer de que 50 años después de su muerte, todavía las  autoridades pasadas ni presentes han  determinado dónde están los cadáveres de sus parientes.

 El reclamo fue  hecho durante un acto celebrado en la remodelada casa campestre donde se hospedaba el dictador Trujillo cuando visitaba este municipio.

Encabezó  el reclamo el ingeniero Manuel Tomás Tejeda González, hijo de Huáscar Tejeda, quien deploró que las indagatorias no hayan  determinado donde fueron llevados los cadáveres de los seis héroes asesinados  por órdenes directas de Ramfis Trujillo.

Deploró que familiares de los que mataron a los héroes del 30 de mayo de 1961, transiten por las calles de la ciudad como si nada.

Pidió que la investigación iniciada hace varios años sea continuada. En el  acto, auspiciado por la Fundación Hermanos de la Maza, representada por su presidente Oscar de la Maza;  la Comisión Permanente de Efemérides Patrias, por Juan Daniel Balcácer, y el Ministro  de las Fuerzas Armadas,  teniente general Joaquín  Féliz Pérez, incluyó una eucaristía por el  cura párroco,  José De Jesús Pérez. Reunió a    familiares de los Héroes del 30 de Mayo, a directivos de la Fundación Héroes del 30 de Mayo y  a altos oficiales de  las Fuerzas Armadas e invitados especiales. 

La clave

 Los héroes asesinados

Los héroes del 30 de mayo ejecutados un día como ayer en la Hacienda María fueron  Huáscar Tejeda, Roberto Pastoriza,  Pedro Livio Cedeño, Manuel Cáceres Michel (Tunti); Modesto Díaz y Salvador Estrella Sadhalá.  Leonor viuda Tejeda, mejor conocida como Tia Lindin e Hilda Tactuk, viudas de Huáscar Tejeda y Ernesto de la Masa, encabezaron los actos. Son las únicas viudas que sobreviven 50 años después de la muerte de sus esposos.